Avanza la prevención del cáncer de cuello de útero

Cerró la cuarta edición del Seminario Internacional “Prevención del cáncer cérvico-uterino en la era del VPH: lo nuevo, lo recorrido, lo que vendrá”, organizado por el Programa Nacional de Prevención del Cáncer Cérvico-Uterino del Ministerio de Salud junto al Instituto Nacional del Cáncer (INC).

La coordinadora ejecutiva del Programa Nacional de Prevención del Cáncer Cérvico-Uterino de la cartera sanitaria nacional, Rosa Laudi, resaltó que “este seminario busca poner en primer plano el trabajo realizado hasta ahora con las provincias y darles el protagonismo que merecen”, mientras que la coordinadora científica del programa, Silvina Arrossi, concluyó que “Argentina es hoy una referencia en la región con la introducción de la vacuna y de las nuevas tecnologías, como el autotest de VPH. Además, de tener la coordinación del grupo operativo de prevención de cáncer cervicouterino de la UNASUR”.

Con las exposiciones de referentes internacionales en materia de cáncer de cuello de útero de Canadá, Colombia, México y Argentina, se realizó en Buenos Aires la cuarta edición del Seminario Internacional “Prevención del cáncer cérvico-uterino en Argentina en la era del VPH: lo nuevo, lo recorrido, lo que vendrá”, organizado por el Programa Nacional de Prevención del Cáncer Cérvico-Uterino (PNPCC) del Ministerio de Salud de la Nación junto al Instituto Nacional del Cáncer (INC).

Ante una concurrencia de casi 250 referentes en materia de cáncer de cuello de útero de todo el país y funcionarios nacionales, durante el encuentro también se abordaron temas como el alcance del tamizaje con PAP y test de VPH, la vacunación contra el VPH de niñas de 11 años, la reorganización de laboratorios de citología y las estrategias de participación social de las mujeres para la prevención comunitaria.

“El mundo debe felicitar a la Argentina, al Ministerio de Salud y al equipo de trabajo del Programa Nacional de Cáncer de Cérvico-Uterino por su trabajo en articulación con las provincias que, en cuatro años, ha tenido un desarrollo impresionante”, sostuvo Eduardo Franco, catedrático de la División de Epidemiología y Oncología de la Universidad de McGill (Canadá), al referirse al abordaje de esta problemática en nuestro país.

Franco, encargado de la conferencia magistral “Epidemiología del VPH (Virus del Papiloma Humano) y nuevas tecnologías para la prevención del cáncer cérvico-uterino”, destacó que “la Argentina fue la primera en adoptar una nueva tecnología de una manera efectiva mejorando la calidad de la cobertura del Papanicolaou (PAP), la calidad del servicio y el acceso de las mujeres”.

En tanto, Eduardo Lazcano-Ponce, del Instituto Nacional de Salud Pública de México, expuso sobre la experiencia de su país en la reorganización del programa de prevención del cáncer cérvico-uterino en la era del VPH y subrayó que “Argentina está siguiendo el mismo patrón que México –que adoptó el test de VPH como estrategia de tamizaje en sus programas de prevención y control del cáncer cervical–, pero tratando de obtener la evidencia científica al iniciar programas piloto en las provincias más afectadas por esta patología”.

En cuanto al mapa epidemiológico del cáncer de cuello de útero en la región, Raúl Murillo, del Instituto Nacional de Cancerología de Colombia, indicó que “si bien son similares en todos los países latinoamericanos, las tasas de mortalidad en Argentina son de las más bajas del continente y sin embargo están estables. Pero he visto que se están haciendo muchas cosas en los últimos años, espero que eso tenga un impacto en el descenso de la mortalidad”.

El encuentro, que se desarrollara hasta el 31 de octubre, había tenido como eje el intercambio sobre experiencias nacionales e internacionales en la utilización de nuevas tecnologías, como en caso del test de VPH, que se viene implementando desde el año pasado en la provincia de Jujuy a mujeres a partir de los 30 años y se espera extender a todo el país en los próximos años.
El abordaje de la problemática en el país

El cáncer de cuello de útero afecta principalmente a las mujeres entre 35 y 64 años.

En Argentina es el segundo cáncer más diagnosticado en mujeres y se estima que cada año se registran alrededor de 4.000 casos nuevos y mueren aproximadamente 1.800 mujeres a causa de esta enfermedad, a pesar de que puede prevenirse mediante de la realización periódica del Papanicolaou (PAP), un examen sencillo, que no produce dolor y se realiza de manera gratuita en los centros de salud y hospitales de todo el país.

Si bien la prevención de esta patología se ha basado en la citología convencional (prueba del PAP), en los últimos años la comprobación de la relación causal entre el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el cáncer cervical ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías para la prevención, como la vacuna contra el VPH y el test de VPH, una técnica de biología molecular para el tamizaje.

En nuestro país, la vacuna contra el VPH fue incorporada al Calendario Nacional de Vacunación en 2011, con aplicación de carácter gratuito y obligatorio para las niñas de 11 años.

La misma protege contra dos tipos de VPH de alto riesgo oncogénico, responsables del 77% de los casos de cáncer de cuello uterino.

El esquema de aplicación para las niñas de 11 años consiste en tres dosis: la primera al momento cero, la segunda al mes de la primera y la tercera a los seis meses, siendo imprescindible la aplicación del esquema completo para obtener una inmunidad adecuada.

Cifras en Argentina

• En Argentina, como en la mayoría de los países en desarrollo, el de cuello de útero es el segundo cáncer más diagnosticado entre las mujeres, con una incidencia de 17 casos por cada 100.000 mujeres.

• Se diagnostican alrededor de 4.000 casos nuevos por año y mueren 1.800 mujeres por esta enfermedad, a pesar de que se puede prevenir muy fácilmente con un PAP y el seguimiento y tratamiento adecuado.

• El 82% de las muertes ocurre en mujeres mayores de 40 años.
• La tasa de mortalidad por cáncer de cuello uterino en el país es de 7,1 cada 100.000 mujeres.

• Se presenta una gran diferencia en la tasa de mortalidad entre diferentes provincias. La ciudad de Buenos Aires y La Pampa están entre las que tienen un índice más bajo (3,7 y 5 cada 100.000 respectivamente), mientras que Salta y Formosa son los lugares en donde se da una mayor mortalidad (15,8 y 15,6 respectivamente).

• El 100 por ciento de los cánceres de cuello de útero son producidos por VPH de alto riesgo oncogénico.

• En la mayoría de los casos, sobre todo en las mujeres más jóvenes, las infecciones por VPH de alto riesgo oncogénico son transitorias y remiten solas sin producir ninguna displasia (alteración en las células cervicales). Se estima que sólo el 5 por ciento de las mujeres infectadas con alguno de estos tipos de VPH contraen infecciones persistentes, las cuales pueden generar las lesiones de alto grado y carcinomas.

http://www.prensa.argentina.ar/2012/12/29/37370-avanza-la-prevencion-del-cancer-de-cuello-de-utero.php