Más demanda de viviendas para la tercera edad

Tienen requerimientos especiales. Ya hay barrios que se están construyendo.

Por NATALIA MUSCATELLI
Clarín
27-11-2012

Hoy más que nunca, con un mercado en franca retracción por el cepo al dólar, el negocio inmobiliario se construye “caso por caso”, explica Mario Gomez, de la constructora LeBleu y directivo de la Camara Inmobiliaria (CIA). “Por eso el desafio pasa por acercar cada vez más la oferta a la demanda”, insiste. Y en este sentido hay un nicho que, se impone como provechoso en los próximos años: la construcción para venta o renta de Centros de Adultos Mayores o de edificios urbanos adaptados especialmente para ese segmento.

El esquema ya funciona en EE.UU. o algunos países europeos donde la población -a una edad mediana- proyecta dónde querrá vivir en su tercera edad. Son ellos los que compran o alquilan en ciudades satélites , con megaemprendimientos que tienen distintas ofertas para los diferentes estados de salud y de movilidad. “Hay unidades para gente totalmente independiente y también para quienes necesitan asistencia permanente”, ejemplifica Gomez. “Todo funciona en el mismo ámbito. Pueden ser centros de Salud, operados por empresas especializadas. O complejos de viviendas comunes con ciertas necesidades básicas como contar con rampas, puertas anchas para la circulación de sillas de ruedas, pisos sin desniveles, etc.

El sitio Reporte Inmobiliario realizó bajo la coordinación de la consultora Oh Panel, una encuesta, que indagó sobre la percepción respecto a este producto inmobiliario pensado para usuarios de más de 60 años.

“La intención de compra apareció como atractiva: de los 796 consultados, el 24% estaba familiarizado con el concepto. Y 5 de cada 10 consultados “consideraría vivir su etapa posterior a los 60 años en una vivienda especialmente diseñada y adaptada”, consignó el estudio.

De todas maneras, hay que tener en cuenta que en la Argentina “hay mucha resistencia a proyectar este tipo de cosas: habitualmente la gente elude la posibilidad de irse a vivir donde todos son adultos mayores . Es más proclive a pensar que vivirán con los hijos. Por eso, en general, la decisión final recae en éstos y no siempre es la solución más conveniente”, analiza Gómez. Roberto Lapuyade, arquitecto que investiga la problemática gerontológica vinculada con el diseño arquitectónico agrega: “Tenemos el desafío de diseñar nuestro futuro. La tercera edad adquiere cada vez mayor importancia. Porque cada día logramos más longevidad y mejor salud, necesitamos conservar esa calidad de vida”, sostiene.

Hay algunos proyectos en danza que se acercan a esta idea de una arquitectura amigable para adultos mayores. Un caso emblemático es el barrio Antares, dentro de Nordelta, que está en construcción. También la firma Eidico, que se especializa en desarrollo de tierras, tiene previsto dentro del barrio San Sebastián, en Pilar, un megabarrio pensado para adultos mayores. Y hay empresarios del Interior del país que tienen proyectos de este tipo. Según el sondeo entre los encuestados que hoy viven en la Ciudad de Buenos Aires, al 35,2% le gustaría mudarse luego de los 60 años.

En EE.UU. las viviendas para la Tercera Edad son un negocio en términos de renta del capital invertido y ha superado a otros sectores de la vivienda, según el Centro Nacional de Inversiones.

http://www.ieco.clarin.com/economia/Tendencia-demanda-viviendas-tercera-edad_0_818318191.html