Cómo prevenir el golpe de calor

Ante la ola de calor prevista para los próximos días, el Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires propone tomar los cuidados necesarios para prevenir el golpe de calor.

Si bien este cuadro puede afectar a personas de cualquier edad, los grupos de mayor riesgo son los niños, que no expresan sus síntomas con facilidad, y los mayores de 65 años. Para disminuir las chances de su aparición se sugiere:

• Aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada.
• Evitar exponerse al sol en exceso, ni entre las 10 y las 17.
• Usar cremas de pantalla solar con factor 15 o más y renovar periódicamente la protección ante el contacto con el agua o transpiración. Hay que tener en cuenta que los productos autobronceantes no dañan, pero tampoco protegen.
• Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
• No ingerir comidas muy abundantes; en su lugar, consumir verduras y frutas.
• Reducir la actividad física.
• Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero y anteojos oscuros.
• Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.

Cómo actuar ante los primeros síntomas

Las principales manifestaciones del golpe de calor son dolores de cabeza, vértigos, náuseas, confusión, convulsiones y pérdida de conciencia, piel enrojecida caliente y seca, respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados).
Como no existe un tratamiento farmacológico contra este cuadro, el entorno debe asistir al afectado con métodos clásicos:

• Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta.
• Intentar refrescarlo mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.
• En caso de urgencia, llamar al 107 (SAME).