Mucho estar sentados es malo para la salud

Aunque sea lo más cómodo, los científicos han encontrado evidencia que sugiere que sentarse por tiempo prolongado podría acortar la vida de las personas.

Revista Mercado
VIE 26 OCT 2012

Llegan las 6 de la tarde y los oficinistas del microcentro se convierten en topos, apresurados por llegar al centro de la tierra. Una vez allí se amontonan, apresurados, para entrar por la puerta automática que los conducirá, si son rápidos de reflejos, a una silla cómoda en un vagón colmado. Y sin embargo la ciencia castiga a esos pocos que pudieron hacerse con un lugar en donde apoyarse: los estudios indican que sentarse por tiempo prolongado podría acortar la vida.

El estudio de la universidad de Leicester, publicado en la revista científica Diabetologia, indica que el sedentarismo –sentarse por muchas horas- podría aumentar el riesgo de sufrir diabetes, enfermedades coronarias y llevar, así, a una muerte prematura. Los científicos llegaron a esta conclusión luego de resumir 18 estudios en donde se encuestaron a 800.000 personas. Encontraron que sentarse por tiempo prolongado duplicaba los riesgos de contraer estas enfermedades y que no podía compensarse con más ejercicio después del horario laboral.

Es que sentarse es una actividad que consume poca energía y puede ser riesgoso porque el cuerpo piensa que está en proceso de almacenamiento de energía. Esto hace que el cuerpo sea resistente a la insulina, que se encarga de la glucosa, por lo que los niveles de azúcar en sangre suben y bajan los niveles de colesterol bueno. Todas estas cuestiones aumentan los riesgos de sufrir obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas.

Los autores del estudio establecieron que, en promedio, los adultos pasan entre 50 y 70% de su tiempo sentados, tanto en el trabajo como en sus hogares, mirando televisión o usando la computadora. Si se caminase por la misma cantidad de tiempo se usarían cuatro veces la cantidad de energía.

¿Qué se puede hacer? Un poco dependerá de su lugar de trabajo. Pero si no deberá asumir la responsabilidad por su propia vida y, por ejemplo, despertarse más temprano para hacer actividad o ir en bicicleta al trabajo. En vez de mandar un mail a un compañero de trabajo, camine hacia su escritorio. Párese cuando habla por teléfono porque eso quema más calorías que estar sentado. No use más el ascensor. Además, después del trabajo, no se quede mirando televisión el resto del día. Un estudio publicado en The British Journal of Sports Medicine sugiere que por cada hora de televisión que se mira después de los 25 años se reduce la esperanza de vida 21,8 minutos.

http://www.mercado.com.ar/nota.php?id=373963