Proponen un programa de alimentación saludable para personas mayores de 80 años

Aumentar la cantidad de comidas diarias de menor volumen, incluir alimentos blandos, consumir hasta dos litros de agua por día y comer en un lugar agradable y tranquilo son algunas de las recomendaciones para mejorar la calidad alimentaria de las personas de más de 80 años.

Telam
2-9-2012

Según el último censo nacional el 2,5% de la población está compuesta por quienes tienen entre 80 y 100 años, período de la vida que se define como cuarta edad y que es la de mayor crecimiento en el país.

“Uno de los problemas que afectan a estos mayores es la atención en la salud, por eso decidimos incluirlos en nuestros trabajos para ayudarlos y orientarlos en lo mejor que sabemos hacer: la alimentación saludable”, dijo a Télam la doctora Viviana Baranchuk, directora de la Fundación Daat.

La organización, especializada en el tratamiento de la obesidad y la diabetes, elaboró el informe “¿Qué comer en la vejez?” donde “tuvimos en cuenta varios aspectos fisiológicos de esta nueva generación en constante crecimiento”, explicó la médica.

El estudio presentó un plan de alimentación `tipo` para la gente de este grupo etario conformado por desayuno, almuerzo, merienda, y una cena liviana, más 1 o 2 colaciones al día.
Una de las recomendaciones es incorporar más condimentos a las comidas “para darle más sabor y mejorar la capacidad de sentir lo dulce y lo salado”.

Las personas que pertenecen a esta generación tienen una mala absorción de nutrientes “que afecta principalmente al calcio, al zinc, a la vitamina b12 y al hierro, por lo que se aconseja el aporte de buena cantidad de alimentos fuente de estos nutrientes”.

Otra característica de esta etapa de la vida es la deficiencia de lactasa, la cual se puede revertir “aportando el calcio que proporcionan los quesos, la leche deslactosada y el yogur en cantidades controladas”.

También es una edad donde puede generarse una prediabetes “por alteración en el metabolismo de los azúcares o hidratos de carbono”, por lo que es necesario “disminuir el consumo de azúcares y dulces, y aportar una buena cantidad de fibras”.
Otra pauta a tener en cuenta es que se debe controlar el aporte de sodio “para mejorar las cifras de presión arterial”.

Para disminuir el colesterol, los especialistas proponen “reducir el consumo de grasas de origen animal” y resaltan la importancia del aporte de calcio “debido al riesgo de osteoporosis y a la disminución de la densidad ósea”.

El estudio brinda una serie de pautas complementarias, como agregar a las pastas salsas caseras que no lleven fritura y utilizar cocciones al vapor para los vegetales para que conserven sus propiedades.

A las recomendaciones saludables se suman no mezclar los lácteos con infusiones “ya que disminuyen la absorción del calcio” y consumir al menos una vez al día una fruta con buen aporte de vitamina C, tal el caso del kiwi, naranja y pomelo.

El pan integral, el germen de trigo en sopas o purés, son alimentos a tener en cuenta, tanto como comer en un lugar agradable y tranquilo.

http://www.telam.com.ar/nota/36726/