Vejez plena

Nunca es tarde para aprender y ayudar

ONG y universidades brindan espacios para que adultos mayores puedan estudiar, seguir activos, desplegar sus potencialidades y hasta ayudar a otros

Por Carla Melicci | LA NACION
Sábado 07 de julio de 2012

El clima invitaba a quedarse en casa: cielo nublado, tormentas aisladas y frío, mucho frío. Sin embargo, ellos se reunieron como siempre, como todos los viernes, con té y galletitas caseras de por medio, en el aula de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa).

Ellos no son estudiantes universitarios, pero sí mayores -de 60, de 70, algunos jubilados, otros abuelos- que aprenden, enseñan. Son representantes de la llamada tercera edad activa, que deciden levantarse todos los días para ayudar al otro.

“Formamos una gran familia que nunca pierde el bueno humor”, definen entre risas Maruja y Natividad que, a sus 84 y 71 años, respectivamente, participan en forma activa en el Centro de Voluntariado Social perteneciente al Centro del Adulto Mayor de UNLa.

Esa gran familia hoy está conformada por 30 personas, donde cada uno hace lo que realmente sabe. Como voluntaria del centro, además de contadora y psicóloga social, María Ester a los 60 años cuenta que, junto con los estudiantes de la carrera de Diseño Industrial de la Facultad, el grupo encaró un nuevo desafío: crear objetos amigables que faciliten la autonomía, tanto para mayores o personas que posean algún tipo de discapacidad.

“Nos dividimos en equipos, relevamos escuelas zonales y hogares de ancianos, y pensamos, sobre la base de sus necesidades, qué podíamos aportar nosotros para mejorar su calidad de vida. Y creamos más de 30 dispositivos y adaptaciones artesanales, caseros, con materiales traídos desde nuestras casas -comenta María Ester-. Este año recibimos con alegría la noticia que nos otorgaron el Premio Bienal de Ancianidad 2011-12 Proyectos Educativos y Personas Mayores que Enseñan y Aprenden, de la Fundación Navarro Viola.”

Por su parte, Carlos, a sus juveniles 81 años, hace seis que es voluntario en el Centro del Adulto Mayor de UNLa. Con una larga carrera como profesor, hoy reparte su tiempo dando clases de arte cerámico en centros de jubilados y en la Facultad.

Se nota que no es una persona de quedarse con los brazos cruzados y admite que no le alcanzan las horas del día para hacer todas sus tareas. “Siempre quise transmitir mis conocimientos a otros, por eso decidí salir a capacitar gente en los centros de jubilados, pero les enseño desde el ejemplo”, explica Carlos casi sin vacilar, mientras cuenta que en los 50 pintaba propagandas -“hoy grafitis”, corrige- en la calle.

Enseñar desde otro lado

Salomón aprendió bien a los 75 años cómo manejar una computadora. Tras la inquietud e interés por transmitir sus conocimientos a sus pares, preguntó si podía dar clases de computación en la Universidad Maimónides. Y esa pregunta tuvo una respuesta positiva: hoy Salomón, a sus 92 años -aunque su voz no los aparente- coordina los cursos para adultos mayores que se dictan en la Facultad.

“Hace cuatro años ya que no doy clases, siento que no corresponde. Prefiero acompañar a la profesora que dicta el curso porque así puedo dedicarme más a cada uno de los adultos, a repetirles las cosas mil veces si es necesario, a enseñarles que no hay que tener miedo a equivocarse”, dice el coordinador.

Salomón manda mensajes de texto, responde e-mails con el celular y hasta chatea con sus seis bisnietos. “La computadora es un medio de comunicación, te abre al mundo y si a cada alumno se le da lo que realmente necesita, sale adelante. No es fácil -apunta el coordinador-, es cuestión de tener paciencia.”

“Nada se construye en soledad”, afirma rotundamente desde la provincia de Córdoba Mirella Canú coordinadora del Centro de Promoción al Adulto Mayor (Cepram). “Nosotros como adultos -con mis 62 años- tenemos que empoderar nuestros derechos, hacernos cargo, salir, dar el tiempo que uno dispone al dejar de trabajar, porque todo lo produce ese encuentro, del voluntariado, permite conocer al otro e ir en contra de nuestros propios prejuicios.”

Por eso emprendieron este año un nuevo proyecto dentro de Cepram: Derechos Andantes, propuesta también por la Fundación Navarro Viola. Así, los adultos mayores, junto a profesionales y estudiantes trabajan a través de un programa de educación comunitaria, para que quienes cumplieron 60 o más conozcan sus derechos, se apropien de ellos y los inculquen en su entorno.

Como parte del proyecto, Diana relata que tras jubilarse dejó de ejercer su profesión de abogada, para dedicarse a la narración oral y al voluntariado dentro del centro. “Somos formadores de ciudadanía. La verdad que creamos un lindo grupo, de todas las edades, de distintas clases sociales, heterogéneo. Digamos que se compromete con el trabajo social”, dice con acento cordobés a sus 61 años Diana.

Y afirma sin titubear: “La vejez es un buen momento para ejercer el voluntariado, porque podemos entregar y compartir ese tiempo libre que tenemos. Hay que asumirla. A mí me encanta decir soy vieja, lo disfruto y estoy muy feliz de serlo”.

30

Son las personas que participan del Centro de Voluntariado Social de la UNLa

250 mil

Pesos son los que destinará la Fundación Navarro Viola a los 7 proyectos ganadores de su concurso 2011-2012

http://www.lanacion.com.ar/1488170-nunca-es-tarde-para-aprender-y-ayudar