Salud remarcó la importancia de reducir el consumo de sal para mejorar la calidad de vida

La subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff, advirtió que “un tercio de la población argentina es hipertensa y se espera que esto vaya en aumento”, al abrir un encuentro para evaluar y fortalecer las estrategias implementadas para reducir la ingesta de sodio de la población.

En la víspera del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, Kosacoff presidió la apertura de la jornada “Menos Sal, Más Vida”, cuyo objetivo es evaluar y avanzar en las estrategias para reducir la ingesta de sodio como forma de prevenir las enfermedades y riesgos que provoca, y destacó las medidas que se están desarrollando en ese sentido desde la cartera sanitaria.

“Estamos trabajando con otros organismos e instituciones en la implementación de acciones que ayuden a disminuir el consumo de sal, como la elaboración de pan artesanal con menos sodio y la firma de acuerdos con la industria alimentaria”, dijo y explicó que “hoy, las principales causas de enfermedad y muerte están relacionadas con las patologías crónicas, que tienen factores de riesgo muy conocidos, como el tabaco, la mala alimentación y el sedentarismo”.

Aseguró que “si comemos mejor e incorporamos menos sodio a nuestra alimentación, tendremos una mejor calidad de vida”, y advirtió que “es importante que se cuiden no sólo quienes son hipertensos, sino la población en general, porque todos tenemos el potencial de llegar a serlo”.

También participaron de la actividad el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Sebastian Laspiur; el coordinador nacional a cargo del Proyecto de Funciones Esenciales de Salud Pública (FESP), Rafael Ventafridda; los presidentes de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (Faipa), Rubén Salvio; y de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, Daniel Piskorz; y el especialista senior en Salud Pública para América Latina del Banco Mundial, Fernando Lavadenz.

Asistieron además representantes del Ministerio de Agricultura, del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), de la Asociación de Panaderos, de las Unidades de Promoción de las provincias y de la Comisión Intersectorial para la Reducción de Sodio en los Alimentos.

“Por cada gramo de sal que logramos disminuir de la media nacional de consumo, estamos evitando 2 mil muertes cada año”, aseguró Laspiur, tras señalar que los argentinos ingieren “un promedio diario de 12 gramos de sal, más del doble de la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto produce un incremento del riesgo de padecer infartos o accidentes cerebrovasculares”.

En ese sentido, el funcionario remarcó las políticas que se llevan a cabo desde la cartera de Salud. “Estamos trabajando con Faipa para que las 30 mil panaderías del país se adhieran a la iniciativa de fabricar el pan con un 25% menos de concentración de sal. Esto es muy importante, dado que casi 4 o 5 gramos del sodio que ingerimos diariamente proviene de este alimento”, explicó.

“También estamos firmando acuerdos con grandes empresas de alimentos para lograr una disminución progresiva de la sal en estos productos. Ya se sumaron 18 industrias y próximamente lo harán dos más”, añadió.

En tanto, Salvio dijo que “es una gran alegría estar cerrando un proceso e iniciando otro”, en referencia a la entrega de premios a los panaderos ganadores del Concurso “Menos Sal, Más Vida” y a la tarea de conseguir que más productores de pan se sumen a la iniciativa que busca incentivar la elaboración de pan con menos sal agregada. “Esto tiene que ver con el corazón, porque es algo hermoso darle salud a la gente a través de un alimento”, afirmó.

La actividad se organizó con el objetivo de profundizar el proceso iniciado de reducción del consumo de sal, analizar el estado de situación de las diferentes jurisdicciones en relación a la disminución de sodio en el pan artesanal y evaluar y discutir el plan de monitoreo de los convenios voluntarios de reducción de sodio.

Consumo de sal

Actualmente, en Argentina se estima que el consumo diario de sal por persona asciende a 12 gramos, constituyéndose este hábito en un factor de riesgo significativo para la salud de la población. La última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2009) arrojó que el 25,3% de la población agrega siempre sal a la comida después de la cocción de los alimentos.

Según proyecciones de la cartera sanitaria, la reducción de 3 gramos de sal en la dieta de toda la población salvaría unas 6.000 vidas anuales y evitaría aproximadamente 60.000 eventos cardiovasculares y ataques cerebrovasculares (ACV) cada año.

La intervención del Estado, de manera conjunta y coordinada, con todos los sujetos públicos y privados involucrados en la cadena de producción de alimentos, apunta a generar un impacto significativo en la reducción del consumo de sodio, ya que está comprobado que más del 60% de la sal ingerida por las personas proviene de este tipo de alimentos.

Dentro de las estrategias pensadas para combatir este flagelo, la OMS determinó que la reducción de sal en los alimentos procesados es una de las herramientas más costo-efectivas.

http://www.prensa.argentina.ar/2012/05/16/30717-salud-remarco-la-importancia-de-reducir-el-consumo-de-sal-para-mejorar-la-calidad-de-vida.php

Esta entrada fue publicada en El Día de .... Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.