Radiografía de una Sociedad que sigue envejeciendo

EL 10,2% DE LA POBLACION ARGENTINA TIENE 65 AÑOS Y MAS

La Ciudad, la Provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba son algunas de las jurisdicciones con más adultos mayores. También se evidencia un proceso de feminización de la vejez: hay 145 mujeres por cada 100 hombres.

POR NATALIA MUÑIZ
Diario Popular
7-5-2012

La población argentina sigue envejeciendo, cada vez más personas llegan a la vejez y a la vez son longevas -octogenarios, nonagenarios, centenarios-. El crecimiento de la población de 65 años y más comenzó a evidenciarse en la década del ‘70 y continúo sostenidamente, convirtiendo al país en uno de los más envejecidos de Latinoamérica. El último censo demuestra que esta tendencia sigue firme, aunque a un ritmo menos acelerado -no por ello menos importante- que lo esperado.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en 2001, el 9,9% de la población tenía 65 años y más; cifra que en el último censo subió a 10,2%. En la última década, el envejecimiento de la sociedad se registró en todas las provincias o jurisdicciones menos en una. La sorpresa fue la Ciudad de Buenos Aires, donde hubo una leve baja (-0.9%), aunque sigue siendo la de mayor población de adultos mayores (16,4%). Como contrapartida, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, es la población menos envejecida del país (3,8% de adultos mayores) pero la que registró el mayor crecimiento de este grupo etáreo: aumentó el 63,9% entre 2001 y 2010.
También sigue firme el proceso de feminización de la vejez: hay 145 mujeres de 65 años y más por cada 100 hombres del mismo grupo de edad. Esta tendencia se agudiza a medida que se aumenta en años de vida: hay 177 mujeres de 75 años y más por cada 100 hombres de la misma franja etárea.
La longevidad asimismo llevó a incluir un nuevo rango en la pirámide poblacional del último censo: la de 90 años y más, en las anteriores el último rango era de 85 años y más. Cabe destacar que los octogenarios fueron el grupo que presentó el mayor crecimiento relativo en el total de la población, y entre ellos hay un importante aumento de la población centenaria, dado que en 2001 eran 1.855 personas y en 2010, 3.487.

Hipótesis
También se registró otro dato significativo: el fuerte crecimiento de la población jubilada alcanzando el 93%, cuando en el 2001 era de 70,2. Este alza se explica a partir de las leyes implementadas entre los años 2005/2006, por ejemplo, la moratoria previsional popularmente llamada “Jubilación para Amas de Casa”. Lo que a la vez repercute en la salud, ya que el 73% del total de la población declaró tener cobertura de salud a través de una obra social, rango donde se incluye al PAMI.
Esos datos fueron suministrados en una entrevista con el director de estadística poblacional del INDEC, el sociólogo Rubén Nigita; la coordinadora de Diseño Conceptual del Instituto, la socióloga Roxana Cuevas; y el politólogo Leandro de Motta, integrante del equipo de Diseño Conceptual, quienes explicaron que en el último censo se observó que la velocidad del proceso de envejecimiento -que se viene dando sostenidamente en las últimas décadas- se tornó “un poco más leve”.
“El incremento de la población de 65 años y más se dio en todos los distritos del país, salvo en la Ciudad de Buenos Aires, donde hubo una pequeña baja: en 2001 tenía un 17,3% de personas de 65 años y más y en 2010 bajó a 16,4%. Mientras que en las provincias menos envejecidas, como Tierra del Fuego, se dio la velocidad del envejecimiento más fuerte (pasó del 2,9% en 2001 al 3,8% en 2010)”, señaló Motta.
Al respecto, Cuevas explicó que “mantenemos varias hipótesis que terminaremos de elaborar cuando se concluya el trabajo sobre migraciones internas. En un primer pantallazo vimos que las migraciones internacionales que estuvo recibiendo Argentina en los últimos 10 años bajó la edad de los inmigrantes, haciendo que la pirámide de poblacional rejuveneciera un poco respecto a lo que uno esperaba, dado el acelerado ritmo de envejecimiento poblacional que se estaba dando en el país. Y también estamos notando que la población adulta mayor porteña está empezando a trasladarse hacia el Gran Buenos Aires, la costa, el interior de la Provincia. Tal vez tenga que ver el ritmo acelerado que se vive en esta ciudad urbana, enorme y absorbente”.
Por su parte, Nigita anunció que para el segundo semestre del año se prevé realizar una encuesta nacional de adultos mayores, donde se obtendrán más características de este sector, así como la segunda encuesta de discapacidad.

Dato: 80 años es la esperanza de vida al nacer de una mujer argentina; 73 años, los hombres. (CEPAL)

Recuadro: “Depende de cómo nos preparemos”

El director de la Escuela de Ciencias del Envejecimiento de la Universidad Maimónides, René Knoppof, manifestó que en el envejecimiento de la sociedad “no hay solo prejuicios o beneficios, depende de cómo nos paremos, cómo nos preparemos y enfrentemos estas nuevas situaciones”.
“El envejecimiento poblacional es una situación demográfica, una realidad del mundo actual y si a uno le dan a elegir ¿quién no va a querer tener una vida larga? Pero esto implica nuevos desafíos, cosas a resolver que cuando más preparado esté uno, mejor se podrá prevenir situaciones desfavorables y utilizar o aumentar los beneficios”, explicó.

Originalmente el recuadro era el siguiente:

“Depende de cómo nos preparemos”

El director de la Escuela de Ciencias del Envejecimiento de la Universidad Maimónides, René Knoppof, manifestó que en el envejecimiento de la sociedad “no hay solo prejuicios o beneficios, depende de cómo nos paremos, cómo nos preparemos y enfrentemos estas nuevas situaciones”.
“El envejecimiento poblacional es una situación demográfica, una realidad del mundo actual y si a uno le dan a elegir ¿quién no va a querer tener una vida larga? Pero esto implica nuevos desafíos, cosas a resolver que cuando más preparado esté uno, mejor se podrá prevenir situaciones desfavorables y utilizar o aumentar los beneficios”, explicó.
Uno de esos desafíos es el cambio de modelo preventivo sanitario. “Las enfermedades que se puedan tener ya no son las de tipo agudo, que se solían padecer en edades más tempranas, se presentaban abruscamente y con una sintomatología importante. A medida que avanza el proceso de envejecimiento, las enfermedades que se presentan son más larvadas, de tipo crónico, aparecen desgastes y empiezan a verse polipatologías. Y en la medida que uno se prepara -adquiriendo con hábitos de vida saludables- va a tener una mayor probabilidad de prevenir patologías, logrando tener más años con calidad de vida”.
Otros puntos a analizar es la accesibilidad de las ciudades y del transporte, los modelos sociales de vejez y el modelo educativo para adultos mayores que implica la noción de educación permanente y hasta el último momento de la vida.
“Si uno conoce estas cosas y se previenen ciertas situaciones se va a conseguir una sociedad más inclusiva, armónica, donde cada una de las personas puedan aportar al bien común”.

El recuadro que se levantó completo fue el siguiente:

Porcentaje de población de 65 años y más por jurisdicción y sexo, según censo 2010

Jurisdicción Población en % Mujeres en % Varones en %

Total país 10,2 11,8 8,6
Buenos Aires 10,7 12,4 8,9
CABA 16,4 19,3 13
Catamarca 7,9 9 6,8
Chaco 7 7,8 6,1
Chubut 7,4 8,3 6,5
Córdoba 11,3 12,9 9,3
Corrientes 7,9 8,8 6,9
Entre Ríos 10,3 12 8,5
Formosa 7 7,4 6,6
Jujuy 7,2 7,8 6,6
La Pampa 11,2 12,6 9,8
La Rioja 7,2 8 6,3
Mendoza 10,3 11,6 8,8
Misiones 6,3 6,7 5,8
Neuquén 6,6 7,2 5,9
Río Negro 8,5 9,3 7,7
Salta 7 7,6 6,4
San Juan 8,7 9,8 7,5
San Luis 8,7 9,8 7,6
Santa Cruz 5,3 5,9 4,7
Santa Fe 11,8 13,8 9,6
Santiago del Estero 7,7 8,5 6,8
Tierra del Fuego,
Antártida e Islas
del Atlántico Sur 3,8 4,3 3,4
Tucumán 8 9,1 6,9

Fuente: INDEC