Por qué envejecemos

En muchos lugares las personas no definen su edad en términos de cuántos años vivieron, sino en función de lo que son capaces de hacer. Hoy se sabe que el envejecimiento se puede enlentecer pero no detener. Cómo lograr un envejecimiento activo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante el siglo pasado la esperanza de vida aumentó tan acusadamente que en el mundo pronto se contarán más personas de edad que niños. El envejecimiento de la población se registra por doquier, pero es en los países menos adelantados donde se percibe un cambio más rápido. Esa transformación social presenta a la vez problemas y oportunidades.

Saludable
7-5-2012

En particular, en algunos países se dispondrá sólo del lapso de una generación para preparar los sistemas de salud y de seguridad social para un mundo que envejece.
Creer o no, se agregaron 30 años más a la vida del hombre sobre la tierra. El problema más serio es que no mejoró su calidad de vida y esto, necesita una solución urgente.
La culpa la tiene la ciencia, que superó muchas enfermedades que antes eran mortales, pero a la vez aparecieron las enfermedades degenerativas y crónicas como la aterosclerosis, el Mal de Alzheimer, la osteoporosis, la artrosis y el cáncer.
Se piensa que la mayoría de las personas de 60 años llegarán a 2 mil millones en 2050. Hoy este grupo etareo llega a los 600 millones de personas.
Gracias a la premio nobel de Medicina 2009 Elizabeth Blackburn, se produjo una revolución en el conocimiento del envejecimiento.
Esta investigadora descubrió una molécula llamada Telomerasa, que es la encargada de reponer el material genético que se pierde cada vez que una célula se divide.
La Telomerasa es una molécula que tiene como función copiar partes del material genético (ADN) que sirve exclusivamente para la reproducción de la célula es decir, cada vez que una célula se divide se pierde esa porción de material genético o ADN llamado Telómero.
Pensemos, por ejemplo, en la célula que produce el colágeno, sustancia de sostén de nuestro cuerpo. Esta célula -llamada fibroblasto- se reproduce unas 50 veces. En las mujeres esto significa que el fibroblasto se reproduce hasta los 30 años, o sea que luego de esa edad queda un fibroblasto que envejece sin poder volver reproducirse.
De esta manera, el fibroblasto cada año produce menos colágeno por el simple hecho de envejecer, de perder capacidades en su trabajo, lo cual hace que el cuerpo de la mujer pierda la sustancia básica de sostén de sus tejidos, que popularmente se conoce como “el efecto de la ley de gravedad”.
El descubrimiento de la Telomerasa generó muchos avances científicos para ver cómo se puede cuidar a esta molécula y que su acción no se pierda.
No todas las células de nuestro cuerpo contienen Telomerasa. Las células que más actividad de Telomerasa tienen son las que más se reproducen, como la piel, el tubo digestivo, las células germinales o de reproducción.
Lamentablemente, también las células cancerígenas son las que más contienen Telomerasa. Esto nos muestra las dos caras de la Telomerasa, la buena para lograr un efecto antiaging, y la mala que es la posibilidad de generar un cáncer.
Resulta que las hormonas femeninas aumentan la actividad de la Telomerasa y, por lo tanto, todas las células del cuerpo de una mujer viven y son más activas si las comparamos con las de un hombre.
Gracias a estos conocimientos sabemos por qué las mujeres somos más longevas que los hombres, de hecho, las mujeres mayores de 60 años son la parte más numerosa de la población mundial.
Todo este interés científico está puesto en ver cómo la Telomerasa mantiene su actividad por más tiempo, y se descubrió que:
* Los deportistas tienen mayor actividad de Telomerasa. Los estudios científicos mostraron que el ejercicio mejora la actividad de esta molécula en el sistema circulatorio y en el sistema inmunológico. Por esta razón las personas que hacen actividad física gozan de una mayor salud cardiovascular y tienen mayores defensas contra las infecciones.
* Una sustancia contenida en el vino tinto, llamada resveratrol, también mejora la actividad de la Telomerasa.
* Comer coles (brócolis, coliflor, repollo, repollito de brucelas) mejora la actividad de la Telomerasa, por un principio activo llamado 3 indol carbinol.
* El té verde, contiene principios activos, llamado epigalocatequinas que hoy sabemos mejoran la actividad de la Telomerasa. Los orientales tienen mayor sobrevida y mejor calidad de vida que los occidentales.
Lo increíble de toda esta historia es que antes pensábamos que todo estaba genéticamente determinado y hoy la revolución de la epigenética nos hace ver que podemos actuar sobre los genes con nuestros hábitos de vida, elegidos por nosotros libremente.
Que una persona viva o muera dependerá de muchos factores que exceden a la biología pero que una persona envejezca con mayor o menor calidad de vida dependerá de las elecciones que haga.
Por otro lado, es una verdad física que la energía se pierde siempre, o sea, que la entropía (pérdida de energía) no se puede detener. Es decir que la persona anciana cada día tiene menos energía, por lo que el deterioro físico es irreversible.
Envejecimiento activo
Lo fundamental es comprender que los 60 años de hoy, pueden ser los 40 años de la generación pasada.
Gracias al conocimiento de la nutrición, del ejercicio, de la preservación de la actividad intelectual, las personas van a poder realizar todas las tareas que realizaban las generaciones anteriores a edades mucho mayores.
Mantenerse activo en la vejez fundamentalmente es seguir trabajando en los proyectos pendientes de la vida y, por razones socio económicas seguir automanteniéndose, si no, esto será un grave problema en el futuro a nivel mundial.
En la actualidad el problema socio económico de la tercera edad es muy grave, pero las medidas políticas y médicas serán las de extender la medicina preventiva como para detectar patologías degenerativas y crónicas lo antes posible y que estas, no lleven a la invalidez de una persona mayor de 70 años.
Los factores sociales fundamentalmente deben cambiar y poner la mira en la capacidad de cada persona y no en la edad cronológica.
Para favorecer la economía de un país o de una empresa no importa la edad cronológica, sino la eficacia en el cumplimiento de los objetivos propuestos.
Cada vez más, la cantidad de personas que se jubilan aun están en su plena capacidad laboral y el retiro y la falta de proyectos futuros les ocasiona un deterioro primero anímico y luego físico.
La mente siempre requiere estar ocupada, ya sea en nuevos aprendizajes y o nuevas actividades. Hoy la población mundial considera al anciano como descartable, cuando en realidad, debería tenerse en cuenta que es una relación de ida y vuelta: considerar a una persona descartable la va haciendo involucionar hasta que verdaderamente sea descartable.

http://saludable.infobae.com/por-que-envejecemos/