“La artrosis y las fracturas en personas mayores son las causas más habituales de colocación de prótesis de cadera”

La reciente caída del Rey de España, don Juan Carlos, ha vuelto a poner en la agenda mediática todo lo concerniente a la cirugía de cadera y las prótesis para reemplazar esta articulación. Dos son los factores que conducen a este tipo de intervención y que hacen necesaria la colocación de una prótesis: la artrosis o desgaste de la articulación y las fracturas de cadera. Ambas circunstancias obligan a pasar por el quirófano a muchas personas mayores. En España, se desconoce con exactitud la cifra de afectados y, por ello, urge realizar un registro nacional de artroplastias para conocer cuáles funcionan mejor. En los últimos años, se ha comprobado que las formadas por dos piezas metálicas pueden provocar efectos indeseables en el organismo, explica en esta entrevista Miquel Pons, secretario de la Sociedad Española de Cirugía de Cadera (SECCA) y adjunto del Servicio de Cirugía Ortopédica del Hospital Sant Rafael, de Barcelona.

Por CLARA BASSI 1 de mayo de 2012
Eroski Consumer

¿Qué porcentaje de la población necesita una prótesis de cadera?

No sabemos el número exacto porque en nuestro país no disponemos de un registro de artroplastias, a diferencia de lo que ocurre en otros países. En Cataluña se ha puesto en marcha un registro de artroplastias, pero en el resto de España aún no y es algo que se debería hacer. Es cierto que, en la actualidad, se colocan más prótesis de rodilla. Es posible que sea porque se empezó antes a colocar prótesis de cadera que de rodilla. Pero no se puede dar un número preciso porque, además de los hospitales públicos, también realizan estas intervenciones en los centros privados.

Entonces, ¿la primera actuación sería crear un registro nacional?

“Han surgido efectos secundarios indeseables de las prótesis de cadera de metal-metal, que obligan a una supervisión más estrecha de los pacientes”
Es imprescindible crear un registro nacional de cirugía de prótesis (artroplastias) de cadera, no solo desde el punto de vista de la administración sanitaria, sino también de actividad científica, para conocer qué prótesis van mejor, cuáles hay que recambiar más a menudo, etcétera. El registro más importante es el sueco, que cuenta con datos de más de 200.000 artroplastias de cadera. El registro de Cataluña se puso en marcha en el año 2005 y hoy ya cuenta con datos de más de 25.000 pacientes, pero todavía es incompleto porque no es de declaración obligatoria. La mayoría de hospitales que envían su actividad sobre esta cirugía son públicos, mientras que los de medicina privada tienden a no declararla. Esta debería ser una cuestión de política o de gobierno: se debería implementar un registro nacional de artroplastias.

¿Tampoco se sabe cuántas personas se operan cada año de artroplastia de cadera en España?

En el año 2009, en Cataluña se implantaron 8.745 prótesis totales y parciales de cadera y 14.806 de rodilla, según consta en el registro. Se desconocen los datos totales en España pero, sabiendo los habitantes de Cataluña y los de España, se podría hacer una aproximación.

¿Esta cirugía tiene una lista de espera importante?

“En España todavía no hay un registro nacional de cirugía de prótesis de cadera”
El número real en el conjunto de España tampoco se conoce. En Cataluña, era relativamente moderada y, según el compromiso político, era de seis meses. Sin embargo, la lista de espera de esta cirugía ha aumentado y aumentará más con los recortes en sanidad a nivel estatal, tal y como ya ha pasado en Cataluña. Esta puede variar entre hospitales, pero por supuesto, está influida por las políticas que se aplican.

¿En qué situaciones se necesita una prótesis de cadera?

La causa principal es la artrosis o degeneración del cartílago de la articulación -por envejecimiento, traumatismos previos, malformaciones o enfermedades de la infancia- y, en personas ancianas, las fracturas.

¿Qué tipo de prótesis funcionan mejor? Un reciente estudio publicado en la revista ‘The Lancet’ señalaba que las de metal-metal provocan más complicaciones.

Un símil: de la misma forma que hay coches de muchos tipos -4×4, deportivos, familiares- y muchos modelos dentro de cada marca, con distintos accesorios posibles, hay muchos tipos de prótesis, marcas y modelos. Para elegir una, se valora el sistema de fijación, el diseño o el par de fricción, entre otros. Este último se refiere a las dos piezas que constituyen la articulación: la bola que sustituye a la cabeza femoral y la parte particular del cótilo o componente de la pelvis, entre las que hay un roce o fricción. Este par de fricción o articulación puede estar compuesto de varios materiales. Los más utilizados son el metal-polietileno (un plástico especial), metal-cerámica, cerámica-cerámica o metal-metal, con distintos modelos y composiciones. Es el cirujano quien decide cuál es el mejor modelo y par de fricción para cada paciente. En la última década, ha habido un aumento importante de la utilización de las prótesis de recubrimiento metal-metal, aunque hoy por hoy disminuye de manera notable su implantación.

¿Las “prótesis de recubrimiento” son lo mismo que las “prótesis parciales” de cadera?

“Las prótesis de cadera son como los coches, hay de muchos tipos, marcas y modelos”
No, en todo momento me refiero a las prótesis totales de cadera, que implican cambiar la parte femoral o del fémur y la de la pelvis. En cambio, las parciales son para recambiar la parte femoral sin hacer nada en la parte pélvica y se utilizan en personas muy mayores, por las ventajas que tienen en estos pacientes.

¿Qué ha ocurrido con las prótesis de metal-metal?

No es un sistema nuevo, pero en la última década se ha vuelto a utilizar de forma notable el par o articulación metal-metal (cabeza femoral y parte articular pélvica metálicas) y, pese a haberse creado un exagerado alarmismo social sobre sus efectos secundarios, lo cierto es que han surgido algunos efectos secundarios o indeseables que obligan a una supervisión más estrecha de los pacientes que las llevan. Incluso ha habido alguna marca comercial que ha retirado del mercado su prótesis con sistema de metal-metal. Esto no quiere decir que todas estas prótesis den complicaciones y vayan mal, pero sí que se deben realizar controles más exhaustivos. Por otro lado, también hay que considerar que las otras combinaciones articulares (metal-polietileno, cerámica-cerámica, etc.) tampoco están libres de tener algún efecto no deseado.

¿Cuáles son estos efectos secundarios?

En cualquier articulación o par de fricción hay un desgaste. En el caso de las prótesis con el par metal-metal, con el paso del tiempo, esto implica una liberación en el organismo de partículas, como el cobalto y el cromo, que pueden causar efectos secundarios locales y generales. Esto obliga a un estrecho seguimiento de los pacientes.

¿Cuál es la vida media de las prótesis de cadera en la actualidad?

“La lista de espera de cirugía de prótesis de cadera ha aumentado y aumentará más con los recortes en sanidad”
Este es un dato que nadie puede predecir con exactitud, como tampoco nadie puede predecir cuánto durará un coche, una lavadora o un televisor nuevo. La vida media, si no hay complicaciones hasta el momento del recambio, es posible que ronde los 20 años. Esta sería la duración de las prótesis más modernas, que se han empezado a colocar no hace mucho y de las cuales no se dispone de datos clínicos con el suficiente tiempo de evolución. Esto no quiere decir que no haya alguna que se deba recambiar antes. Pero en general, los nuevos modelos, con los nuevos materiales y sistemas de fijación, podrían durar 20 años o más, aunque nadie pueda garantizar esta supervivencia a ningún paciente. No obstante, su diseño está en constante investigación en cuanto a materiales, sistemas de fijación y pares de fricción.

En ese caso, ¿la cirugía de recambio de las prótesis de cadera no supone un problema tan importante?

Sí lo es. Tenemos muchas más dificultades para realizar una cirugía de recambio que una cirugía primaria de prótesis de cadera. En otras palabras: es mucho más difícil cambiarla que poner la primera, porque hay diversos factores que condicionan este tipo de cirugía.

¿Qué recomienda a las personas que están pendientes de una artroplastia de cadera para sobrellevar la espera con menos dolor?

Primero, perder peso, y después, hacer ejercicio físico moderado para tener una musculatura y movilidad aceptable. En los pacientes postoperados, la recomendación es la misma. El peor enemigo de la cadera artrósica y de la prótesis es la sobrecarga.

VIVIR CON UNA PRÓTESIS DE CADERA
Los pacientes portadores de una prótesis de cadera, en principio, pueden “llevar una vida completamente normal, social, activa, e incluso, trabajar y practicar deportes, aunque las actividades que pueden realizar dependen de los criterios de cada médico y de las prótesis que lleven”, destaca Miquel Pons. No obstante, en referencia a la práctica deportiva, es mejor evitar los deportes de contacto, como el fútbol o el baloncesto, o de impacto, como la escalada o el jogging por terrenos irregulares. En cambio, sí pueden practicar marcha nórdica, natación, bicicleta, golf, e incluso, esquiar, según indica Pons.
Justo después de la cirugía, durante el periodo de recuperación, se recomiendan unas medidas posturales para evitar consecuencias negativas en la zona intervenida, como la luxación de la cadera (cuando la cabeza del fémur sale de la cavidad pélvica), la más temida. Pero una vez recuperado el paciente, “yo no le prohíbo nada fuera de lo que indique el sentido común”, comenta Pons.

http://www.consumer.es/web/es/salud/atencion_sanitaria/2012/05/01/209154.php