Agenda de igualdad regional requiere incorporación de personas mayores en sistemas de protección social

La disminución de la población infantil y el aumento del número de personas mayores obliga a reconfigurar la manera en que el Estado, la familia y el mercado proveen el bienestar y el desarrollo de capacidades de los habitantes de América Latina y el Caribe, según un estudio divulgado hoy por la CEPAL.

El documento Envejecimiento, solidaridad y protección social: la hora de avanzar hacia la igualdad analiza las perspectivas futuras del envejecimiento poblacional y su inclusión en la agenda pública, desde la propuesta de desarrollo que impulsa la CEPAL, denominada “La hora de la igualdad”.

Descargar Documento Envejecimiento solidaridad proteccion social

El informe constituye el eje central de los debates que se llevan a cabo en la Tercera Conferencia regional intergubernamental sobre envejecimiento en América Latina y el Caribe, que se realiza del 8 al 11 de mayo en San José, Costa Rica, organizada por el gobierno de ese país y la CEPAL.

La conferencia fue inaugurada este martes por la Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien destacó la importancia de que los países de la región cuenten con una agenda de protección hacia las personas mayores.

“Con esta conferencia no solo estamos honrando el legado que nos han dejado las personas adultas mayores, sino estamos trabajando por el futuro de nuestra región. El momento de ser previsores, el momento de ser solidarios, el momento de hacer las cosas bien, es ahora”, puntualizó la Presidenta Chinchilla.

Hugo Beteta, Director de la Sede Subregional de la CEPAL en México, abordó el gran cambio demográfico que experimenta la región, lo que representa un verdadero cambio de época. “Es prioritario prestar mayor atención a las personas mayores, a sus intereses, a sus necesidades, como también a las contribuciones que pueden y deben seguir haciendo en nuestras sociedades”, dijo.

Beteta reconoció también la contribución que la Presidenta de Costa Rica personalmente ha hecho para incorporar los servicios sociales en la agenda de protección social y envejecimiento del país. “El impulso que usted ha dado a la red de cuido de personas mayores en Costa Rica, por medio del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM) en los últimos dos años, ha sido clave para que esta nueva necesidad sea considerada como un asunto prioritario de la política pública en su país”, indicó.

La Directora Regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Marcela Suazo, indicó que “los gobiernos de la región tienen un desafío urgente de poner en marcha reformas graduales y eficientes tanto de los sistemas de salud y de educación, así como de las políticas de empleo, pero también del sistema de seguridad social y de las pensiones no contributivas.”

De acuerdo con el documento de la CEPAL presentado hoy en la conferencia, es necesario replantear la protección social para que responda de manera inmediata a las consecuencias de las transformaciones demográficas.

El estudio, elaborado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) – División de Población de la CEPAL, agrega que las personas mayores no deben ni pueden estar ausentes en la agenda de igualdad que se impulsa en la región, no solo porque su peso relativo en el conjunto de la población aumenta rápidamente, sino también “por satisfacer un ingente anhelo de inclusión y construcción de sociedades más democráticas y pluralistas”.

Según el documento, en el año 2070 la cifra de personas mayores se habrá cuadruplicado en la región. Se prevé que a nivel regional el número de personas mayores supere por primera vez al de niños cerca del año 2036. El grupo de personas de 60 años de edad y más pasó de apenas 5,6% del total de la población regional en 1950 a 10% en 2010 y se prevé que llegue a 21% en 2040 y a 33% en 2070.

En su informe la CEPAL indica que es necesario romper con la clásica visión del envejecimiento como un problema para convertirlo en una oportunidad, la que surgirá de la acción concertada y efectiva de los poderes públicos y los ciudadanos.

A nivel regional el gasto público en seguridad y asistencia social ha registrado un aumento significativo en las últimas dos décadas, sin embargo apenas 4 de cada 10 latinoamericanos de 65 años y más (40%) recibía jubilaciones o pensiones en 2009, mientras que en países desarrollados esta cifra llegó a 75% de la población.

El documento señala que la reducción de la desigualdad en la vejez no puede correr por cuenta exclusiva de las pensiones y jubilaciones de naturaleza contributiva. Por ello, la CEPAL propone la introducción de un pilar solidario de la seguridad social. También aborda la demanda de atención de salud y la carga de cuidado derivada de una población cada vez más mayor.

Finalmente, el informe hace un recuento de los avances en la implementación del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (2002) y la Declaración de Brasilia, adoptada en 2007 durante la segunda Conferencia regional intergubernamental sobre envejecimiento. Entre ellos menciona la ampliación del número de países que intentan eliminar la discriminación por edad en el trabajo, el aumento del acceso a la seguridad social por medio de programas de pensiones no contributivas para las personas mayores y su progresiva incorporación a los planes y programas de salud.