Prevención para la Vida y para la Muerte

Poesía de Francisco de Quevedo y Villegas

Si no temo perder lo que poseo,

ni deseo tener lo que no gozo,

poco de la Fortuna en mí el destrozo

valdrá, cuando me elija actor o reo.

Ya su familia reformó el deseo;

no palidez al susto, o risa al gozo

le debe de mi edad el postrer trozo,

ni anhelar a la Parca su rodeo.

Sólo ya el no querer es lo que quiero;

prendas de la alma son las prendas mías;

cobre el puesto la muerte, y el dinero.

A las promesas miro como a espías;

morir al paso de la edad espero:

pues me trajeron, llévenme los días.

En: Poesía original completa , edición de José Manuel Blecua

Quevedo

Madrid, 1580 – Villanueva de los Infantes, 1645 Tan polifacética como su obra en prosa, la poesía de Quevedo, dueño de la pluma más afilada de su tiempo, incluye desde los versos satíricos y burlescos más audaces hasta delicados poemas amorosos y composiciones en que dejó plasmada su angustia ante el paso del tiempo y la muerte

http://www.lanacion.com.ar/1465781-francisco-de-quevedo