Una licencia para abuelos, el nuevo debate en Alemania

Para fomentar los nacimientos, proponen que puedan cuidar a los nietos sin perder sus trabajos

Por Laura Lucchini | Para LA NACION
Sábado 17 de marzo de 2012

Una sociedad que envejece es una sociedad que necesita contar cada vez más con sus personas mayores. Esta es la idea que subyace en una propuesta del Ministerio de Familia alemán, que quiere instituir una especie de licencia de maternidad pero para los abuelos, para permitirles cuidar a sus nietos de manera flexible, sin tener que abandonar sus respectivos trabajos y sin que los hijos renuncien al suyo.

El proyecto es una expresión más de uno de los debates más actuales de Alemania, donde se busca la manera de enfrentar el doble desafío de superar una grave crisis económica con una población cada vez más envejecida.

En la presentación de un informe de 200 páginas elaborado por un equipo de expertos titulado “Tiempo para la familia”, la ministra de Familia, la cristianodemócrata (CDU) Kristina Schröder, anunció que quiere establecer una “política del tiempo familiar” como un punto central de su agenda.

La propuesta de flexibilizar los compromisos familiares ya fue aceptada por el gobierno. Con ella se busca aumentar el derecho de los padres a su elternzeit (literalmente el “tiempo de padres”, la licencia con goce de sueldo que uno se puede tomar para cuidar a sus hijos), de 12 a 24 meses, que se pueden distribuir a lo largo de 14 años de la vida del hijo.

La segunda parte central de la propuesta prevé la introducción del grosselternzeit, el “tiempo de abuelos”, una especie de licencia de “abuelidad” para aquellos que estén todavía laboralmente activos.

La nueva licencia propuesta por Schröder permitiría a los abuelos reducir sus horarios de trabajo o hasta suspender su actividad sin el riesgo de perder su posición.

Según este modelo, sin embargo, la “abuelidad” no sería retribuida, al contrario de lo que ocurre en la actualidad con la maternidad y paternidad, en que los padres se pueden apartar de su actividad conservando dos tercios de su sueldo hasta un máximo de 1800 euros. Pero el tema es que, según la ministra, “cuenta más el tiempo que el dinero” en las modernas políticas familiares.

“Los abuelos están ya anclados al sistema de cuidado de los niños”, aseguró, y citó que ya el 51% de las familias se apoyan en ellos. “Esto es ya una realidad”, remarcó. Al fin de cuentas se trataría de ofrecer un marco institucional a un fenómeno que siempre existió, según la ministra.

La propuesta se entiende en el marco del contexto social alemán, donde la población envejece. Por eso, se está elaborando una serie de medidas que funcionen como incentivos para la decisión de criar hijos. Se sabe que para los padres el factor tiempo suele ser determinante, y en esta dirección hay que interpretar la reciente propuesta.

A esto se añade que la locomotora económica europea tiene un problema con sus mujeres: en ningún otro país del Viejo Continente, según denunció este mes un informe de la OCDE, la diferencia entre los sueldos de hombres y mujeres es tan grande como en Alemania.

La falta de mujeres en posiciones directivas, que ubica a la tercera economía mundial al mismo nivel que la India, causa cierta incomodidad en un país que debería sentar ejemplo y que, sin embargo, discute hace años sin éxito la necesidad o no de introducir cuotas de mujeres.

“La falta de estructuras más amigables con la familia” en las empresas, según denuncia la revista Der Spiegel, es la razón principal de esta situación.

EVIDENCIA

Otro de los factores a los que apunta al proyecto es a que el crecimiento económico en Alemania ha puesto en evidencia la falta de personal calificado, situación a la que el gobierno está respondiendo con una serie de iniciativas. Entre ellas, se busca incentivar a esas mujeres que renunciaron a sus carreras por la familia para que regresen al mercado laboral.

Por último, cabe destacar que una serie de reformas aprobadas en varios países europeos en el marco de sus planes de ajuste atrasaron en distintas medidas la edad para jubilarse (en Alemania, a los 67 años), con lo que es cada vez más frecuente que un abuelo, a la hora de ser abuelo, esté activo en el mercado del trabajo y no pueda ofrecer este apoyo tradicional a los hijos.

La propuesta de la licencia por “abuelidad” promete debate y es precisamente lo que quiere el gobierno, que se centrará en las políticas familiares en la última parte de su mandato. Se trata, además, de temas clave para la CDU, el partido de Angela Merkel, que, según informaciones filtradas por Der Spiegel, apostará mucho en el tema de la mujer en la próxima campaña electoral para ganar su tercer mandato.

La propuesta de Schröder sorprendió porque la ministra de Familia es una de las más firmes enemigas de la propuesta de introducir cuotas de mujeres en las empresas, y también en su última propuesta quiso respetar el derecho de las empresas a rechazar el “tiempo de padres” debido a “urgentes motivos empresariales”.

El debate, pues, se presenta delicado en un país donde las necesidades de crecimiento económico, en particular en un momento de crisis, ejercen presiones enormes en las decisiones políticas. La Asociación Alemana de Familias, por su parte, denunció el informe y las propuestas por ser demasiado débiles frente a los desafíos actuales.

http://www.lanacion.com.ar/1457311-una-licencia-para-abuelos-el-nuevo-debate-en-alemania