Envejecimiento activo

El envejecimiento activo es el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas nos hacemos mayores. Nos permite desarrollar todo nuestro potencial físico, social y mental durante toda la vida; participar en la sociedad de acuerdo a nuestras necesidades, deseos y capacidades; y proporciona una protección adecuada, la seguridad y el cuidado cuando requiramos de ayuda.

EntreMayores.es
5-3-2012

El envejecimiento activo está basado en el reconocimiento de los derechos humanos de las personas mayores y adopta un enfoque del curso vital, reconociendo que las personas mayores no constituyen un grupo homogéneo y que la diversidad individual aumenta con la edad. Este enfoque de “ciclo vital” reconoce que la capacidad funcional disminuye inevitablemente con la edad, pero el ritmo de esa disminución puede ser mediado a través de un entorno sano que proporcione acceso a alimentación saludable, transporte seguro, formación, apoyo social y familiar, participación ciudadana, protección económica y jurídica, atención sanitaria, viviendas adaptadas, etcétera.
El envejecimiento activo reconoce como determinantes transversales la cultura y el género, y como factores determinantes las condiciones económicas, sociales, personales y de comportamiento, así como el entorno físico, los servicios de salud y los servicios sociales.
La puesta en práctica de este concepto de envejecimiento activo con un enfoque participativo se concreta en la estrategia de Ciudades Amigables con la Edad. Edificios y calles libres de barreras mejoran la movilidad e independencia de personas con discapacidad, tanto jóvenes como mayores. Un entorno de barrios seguros permitirá a niños, mujeres jóvenes y personas mayores participar en actividades de recreación física y social. Las familias soportarán menos presión cuando sus integrantes de mayor edad cuenten con el apoyo comunitario y los servicios sociales y sanitarios que necesitan. La comunidad entera se beneficia por la participación de las personas mayores en el trabajo voluntario o remunerado. La economía local también se favorece cuando las personas mayores actúan como consumidores.
En síntesis, los poderes públicos y la sociedad en su conjunto pueden actuar de forma eficaz para conseguir que los entornos sean favorables al envejecimiento activo y saludable.

http://www.entremayores.es/spa/opinion.asp?var2=Tribunas&var3=Envejecimiento%20activo&nar1=5&nar2=42&nar3=10406&nar5=4