Argentinos que no pierden las mañas


El año pasado el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer cumplió 104 años. Enterados de la provecta edad de uno de los ideólogos de Brasilia y de su vigencia, el artista plástico Gyula Kosice (88) y el arquitecto Clorindo Testa (89) hicieron circular un mail en el que se comprometían “sin solemnidad -y en términos porveniristas- llegar a cumplir los 100 años de edad cada uno”. No están muy lejos.

Guido Carelli Lynch – 23/02/12
cLARÍN

Los artistas, músicos, actores, y escritores argentinos longevos tampoco pueden abandonar sus mañas creativas. León Ferrari, a los 87, ganó el León de Oro en Venecia y capitalizó un éxito, que no había explotado en más de seis décadas de trayectoria. “Estoy viejo y cansado”, declaró en 2008 a Página 12, antes de exponer en Rosario. Sin embargo, continuó produciendo obra y expuso una retrospectiva en el MoMA de Nueva York y en el Reina Sofía de España.

A los 78, el pintor Luis Felipe “Yuyo” Noé asegura que su deseo de pintar nunca merma. “El planteo fundamental sigue siendo el mismo: hablar del mundo que me rodea en los códigos actuales”, dice. Entre los poetas hay una selección de notables que pasan los 80. Entre ellos Juan Gelman y Hugo Gola. Para Leónidas Escudero (91), que en marzo presentará nuevo libro, no hay demasiados misterios: “uno va viviendo y no piensa en nada”, reflexionó en estas páginas en 2011. Noé sí tiene claro qué cosas cambian. “Los procedimientos en 50 años cambiaron tanto como mi cara, pero mi ideal era transcurrir el camino que aún sigo”.

http://www.clarin.com/sociedad/Argentinos-pierden-manas_0_651534960.html