Un ACV necesita tratamiento urgente

Durante la XXI edición de la Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo, que se realiza en Buenos Aires, especialistas abordaron la importancia de tratar con urgencia los síntomas de un accidente cerebrovascular. Reconocer las señales de alerta es clave

Saludable
14-12-2011

Instalar el concepto de urgencia para el tratamiento del accidente cerebrovascular (ACV) fue uno de los tópicos que se trató en la XXI edición de la Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo (SIMI). Se presentó la experiencia del doctor Ajay Wakhlo, director del Centro de ACV de la Universidad de Massachussets, Estados Unidos y especialistas locales remarcaron la necesidad de continuar con las campañas para que se reconozcan las señales de alerta del ACV.
Wakhloo expuso sobre el tratamiento de la urgencia ante un ACV, y cómo se organiza la relación entre los Centros de Atención Primaria y Centros Integrales de ACV en los Estados Unidos. Remarcó que para el tratamiento del ACV es necesario que se consideren tres aspectos esenciales:
1) La existencia de Unidades Integrales de ACV con equipos técnicos y humanos entrenados en la especialidad
2) Educación tanto de la comunidad como a los médicos para reconocer las señales de alerta.
3) Información para que se conozcan los niveles de sofisticación que ofrece la ciencia para el tratamiento endovascular de las víctimas de ACV
El ataque cerebral no duele, el infarto cerebral sí
Para el jefe del Servicio de Neuroangiografía Diagnóstica y Terapéutica “J.J.MERLAND” del Hospital General de Cataluña, Leopoldo Guimaraens, lo que marca la diferencia en el reconocimiento de la urgencia por parte del paciente es el dolor. “El ataque cerebral no duele, el infarto cerebral sí”, explicó.
Pero la información también es clave para el tratamiento correcto, señaló el especialista español, aduciendo que en su país también tienen dificultades en lo que respecta al reconocimiento. “Cuando un paciente viene con un accidente isquémico transitorio lo mandamos a casa, y cuando viene con una hemiplejía lo internamos. Por eso es que tenemos que trabajar en la comunicación, inclusive con nuestros pares, los médicos“.
Ante la presentación de los últimos resultados de la encuesta realizada en la ciudad de Buenos Aires sobre reconocimiento de las señales de alerta del ataque cerebral por parte de la doctora Andrea Franco, de la Asociación Argentina de Ataque Cerebral, el doctor Osvaldo Fustinoni, jefe de enfermedades cerebrovasculares de INEBA, remarcó que “los pacientes están llamando bastante a la emergencia cuando tienen los síntomas más salientes del ACV: como déficit motor, del lenguaje o visual. Esto antes no lo hacían lo que significa que la educación a la población está dando resultado. Además, llaman a la urgencia y no al médico particular pero hay que seguir trabajando en este aspecto”.
El doctor Pedro Lylyk, presidente del SIMI 2011 y de la AAAC, insistió en la necesidad de continuar trabajando mancomunadamente los distintos acores de la salud tanto con la comunidad y los pares para la educación y reconocimiento de las señales de alerta del ACV.
La telemedicina, una herramienta para la “terapia puente”
El doctor Ajay Wahkloo explicó además la importancia de la telemedicina como solución a los problemas de distancia en los Estados Unidos para el tratamiento urgente del ACV.
“Los hospitales más pequeños están conectados con Unidades Integrales de ACV –usualmente en grandes hospitales – que cuentan con los equipos técnicos y humanos apropiados, y pueden dar la mejor atención para el ACV. De esta forma, los médicos locales envían las imágenes del paciente al neurólogo especializado de la Unidad de ACV a través de Internet, lo medican si el neurólogo lo solicita, y el paciente es llevado en ambulancia al Centro Integral de ACV para recibir el tratamiento más sofisticado. Se denomina la terapia puente: se comienza con el tratamiento sin contar aún con el especialista”.
Para el tratamiento adecuado del ACV no alcanza con un par de médicos. En la Universidad de Massachussetts se cuenta con un equipo multidisciplinario de 60 personas: emergentólogos, enfermeras, neurólogos, imagenólogos, neurocirujanos, todos especializados en ACV. Como es muy costoso contar con equipos de esta complejidad y entrenamiento, duplicados en distintos lugares, es necesario organizarse para que los pacientes en las zonas de influencia de una Unidad Integral de ACV reciban la mejor atención.
En los Estados Unidos se invierte dinero en Unidades de ACV porque, a mediano plazo, implica menor inversión que afrontar los costos de la discapacidad que provoca el ACV.

http://saludable.infobae.com/un-acv-necesita-tratamiento-urgente/