“La Fisura”

Buenos Aires 22 de diciembre 2011
A Claudio Massetti
Director del Centro Cultural Recoleta

Muchos somos los vecinos de Buenos Aires que miramos con interés los trabajos en el área de la cultura y del espectáculo que se realizan en nuestra ciudad.

A exactamente un año de reabrirse la sala El Aleph del Centro Cultural Recoleta, el sábado 17 de Diciembre del 2011, se presentaron en dicha sala dos valiosos espectáculos de Mimo. Sus directores, dos mimos que en la época de mayor difusión de este género expresivo trabajaban intensamente, volvieron a sorprender con su excelencia. Dos estilos diferentes que muestran la diversidad de este arte: Angel Elizondo con su grupo de jóvenes, diestros en el dominio corporal y Alberto Ivern con La Fisura, con ocho personas en escena.

La Fisura, metáfora de un espacio angosto a descubrir y transitar, despierta temor y resistencias en un mundo que prefiere lo ya conocido, aún cuando, a veces, insufrible o tedioso. La insistencia en buscar nuevos caminos lleva al personaje central y a todo su grupo por un sendero promisorio de transformación, de nuevas oportunidades, esperanza y amor.

Obra llena de metáforas, representativas del mundo urbano en que vivimos. Recurre a cuestiones básicas del Arte del Mimo: expresar emociones, sentimientos y todo aquello que habita nuestro espíritu a través del esqueleto corporal, la musculatura, la decisión y la energía. Acude también a efectos de luz y de sonido y a materiales, refuerzos expresivos delos personajes, y en ocasión, a las voces de los actores mimos. En fin, una nueva forma de poner en escena una obra de Mimo y Teatro Corporal.

Quiero destacar aquí algunas coincidencias: a la misma hora y día en que hace un año, las autoridades de la Ciudad, del Centro Cultural Recoleta y de la Universidad Maimónides en convenio de colaboración, reabrían la sala El Aleph se producía la apertura a un nuevo ciclo del Arte del Mimo

Carmen de Grado
Asistente de dirección de La Fisura
Integrante de la Compañía Latinoamericana de Mimo
Docente de la Escuela de Ciencias del Envejecimiento de la Universidad Maimónides