Cerca de la mitad de los hombres mayores de 50 años sufre de un trastorno de la próstata

Cerca de la mitad de los hombres mayores de 50 años sufre de un trastorno benigno en la próstata que si no se trata, puede tener un fuerte impacto en la calidad de vida, alertaron fuentes médicas.

Telam
3-12-2011

El trastorno se denomina hiperplasia prostática benigna (HPB) y se caracteriza por producir un aumento en el tamaño de la próstata y del tono de su tejido muscular.

La próstata es una glándula del tamaño y forma de una nuez, ubicada debajo de la vejiga, cuya función es secretar fluidos que tienen un importante rol en la reproducción.

Cuando se produce el agrandamiento prostático se produce uno de los daños principales es el vaciado de la vejiga y por ende, se obstruye el paso de la orina, lo que ocasiona una serie de trastornos en el organismo.

Los datos que maneja el Hospital de Clínicas José de San Martín indican que la HPB es una enfermedad crónica, progresiva y se estima que sólo el 30 por ciento de los afectados se trata adecuadamente.

Osvaldo Mazza, jefe del Servicio de Urología del Hospital de Clínicas, señaló que “la HPB impacta significativamente la calidad de vida de los hombres que la padecen, al interrumpir sus horas de sueño y limitar sus actividades por frecuentes visitas al baño”.

Mazza explicó en que “con el tiempo el agrandamiento de la próstata puede causar serias complicaciones que pueden derivar en hospitalizaciones, necesidad de cateterismo (sondaje) vesical y cirugías”.

Hasta hace 30 años el único tratamiento viable para la HPB era la cirugía, pero hace más de una década comenzaron a utilizarse fármacos como modo de terapia.

Se trata de los fármacos alfabloqueantes, que relajan el músculo liso en la próstata y el cuello vesical, mejorando el flujo de la orina y reduciendo la obstrucción de la salida de la vejiga.

No obstante, los mismos no detienen el crecimiento de la próstata que puede incluso, llegado el momento, derivar en la necesidad de tener que recurrir a una cirugía.

Carlos Nolazco, jefe de Consultorios Externos de la división Urología del Hospital de Clínicas, destacó que “si esa alternativa a la cirugía a su vez viene con una mejora sintomática inicial y rápida, la adherencia al tratamiento es mucho mayor”.

“Porque el paciente no solo ve que no se va a operar, sino que además su calidad de vida mejora y se está alejando de ese fantasma que es la cirugía”, destacó el especialista.

Desde hace algunos años, al tratamiento con fármacos bloqueantes se le agrega otro tipo de medicación inhibidora debido a que los estudios médicos, indican que ayuda a detener el crecimiento del tejido prostático.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó recientemente en Argentina la primera terapia combinada de dosis para tratar la HPB, aliviar síntomas y reducir el tamaño de la próstata.

Los tratamientos, si bien en general se emplean en hombres mayores de 50 años, también existen casos en que ante la aparición de HPB temprana, se utilizan a partir de los 40.

http://www.telam.com.ar/nota/9231