HIV – La mayoría de los adultos mayores no se siente en riesgo

Los médicos tampoco son concientes. Y no brindan información a sus pacientes.

Por MARIANA GARCÍA
Clarín
31/10/11

No existen en el país estudios que exploren el universo de las personas mayores con VIH. Las estadísticas oficiales aportan sólo el número y muestran una tendencia que crece.
La gerontóloga del PAMI Andrea Cassi fue una de los pocos médicos que se animó a investigar en profundidad el tema, impulsada por lo que veía todos los días en su consultorio: “Yo tampoco estaba mentalizada, pero empecé a ver que tenía pacientes con gonorrea, con hepatitis B y entonces me di cuenta de que como médicos no estábamos acompañando la actividad sexual del viejo”.
Si bien su estudio –presentado en la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría– es de 2004, mantiene su validez porque investiga sobre ese mundo del que, según Cassi, no se habla. “En la era del viagra, ¿los médicos indagamos en la sexualidad del viejo?”, se pregunta en las conclusiones.
La investigación fue hecha en base a doscientos pacientes mayores de sesenta años. Y además de mostrar la relación con el VIH, también explica cómo es la sexualidad en los mayores.
De los cien hombres entrevistados, 75 tenían sexo activo: 55 de ellos eran casados, pero 40 no tenían relaciones con sus esposas porque ellas no querían. Es decir que ese 40% casado buscaba sexo pago o tenía amantes . Cassi asegura que con las entrevistas también descubrió que existen redes de prostitución que actúan cerca de los bancos los días de cobro de la jubilación.
En cambio, la situación de las mujeres era completamente diferente.
Sólo 40 sobre cien seguían teniendo sexo activo.
De las que no mantenían relaciones, 40 eran casadas. Sobre la posibilidad de contraer VIH, el 55% de los hombres y el 70% de las mujeres r espondió que no se consideraba un grupo de riesgo .
Pero además, el estudio apuntó al papel de los médicos y así logró determinar que sobre 150 médicos gerontólogos entrevistados, el 64% dijo que no consideraba de rutina el análisis de VIH y el 69,5% aseguró que no hacía preguntas sobre sexualidad a sus pacientes.
“Los resultados fueron sorprendentes –dice Cassi–. Hay una desinformación total, los viejos están absolutamente obviados del VIH.
La comunidad médica no tiene conciencia de esto ”.
Pero las infecciones continúan y ante cada análisis positivo lo que sigue es, según Cassi, “devastador. Ellos se creen fuera de toda posibilidad”. Y recuerda que uno de los casos más difíciles que le tocó enfrentar fue el de un hombre de 75 años que tenía VIH: “ Sentía tanta vergüenza que desapareció de su hogar sin explicación.
El hombre era de esos tanos con mandatos muy rígidos, que creía que tenía una enfermedad de putos. Me enteré por la señora y la hija, que vinieron a preguntarme si realmente tenía algún problema de salud. Pero el secreto médico me impidió contarles y tuve que explicarles que yo no podía dar detalles. La mujer cayó en una depresión grande. Fue un caso que me costó horrores manejar”.

http://www.clarin.com/sociedad/salud/mayoria-adultos-mayores-siente-riesgo_0_582541795.html