Cómo aprender a caer

Un tercio de los mayores de 65 años, y la mitad de aquellos de más de 80, se cae al menos una vez por año. Y de cada tres caídas, una termina con una fractura… salvo que la persona sepa evitarlo. En el Hospital Ramos Mejía, la Unidad de Geriatría impulsa los lunes el “Taller de prevención de caídas y fracturas en el anciano”, en el que simulan desplomarse sobre colchones. “Apoyar las muñecas es la primera reacción instintiva, por eso es la fractura más común. Le siguen la de hombro y la de cadera”, indica Edgardo Luis Bordenave, subdirector de la institución. ¿Qué se aprende en el taller? A caer “con el mentón pegado al cuello, los brazos cruzados sobre el pecho y los hombros acomodados para rodar”, describe. “Hay que hacerse un bicho bolita y rodar para evitar el impacto directo sobre la cadera”, explica.

Clarín
26/9/2011

La Asociación Argentina de Cirugía de la Mano recomienda, al caer hacia adelante, flexionar las piernas, caer de manera oblicua (de medio perfil), formando con el cuerpo una rueda. Apoyar primero el espacio que hay entre el omóplato y el hombro, y continuar el movimiento girando en el piso y pasando las piernas flexionadas por arriba del cuerpo. Si la caída es hacia atrás, flexionar las rodillas, levantar los brazos, apoyar primero los glúteos y continuar el movimiento hacia atrás con la espalda curvada, para que absorba el impacto, y en dirección oblicua, para no golpear la cabeza. “Hay que practicarlo mucho y mentalizarse para recordarlo al caer”, finaliza Bordenave.

http://www.clarin.com/sociedad/aprender-caer_0_561543911.html