Cáncer de colon: la consulta temprana puede salvar vidas

Cerca de 18 personas mueren por día en Argentina debido al cáncer colorrectal. Una cifra que sólo superan las defunciones por cáncer de pulmón y que, en gran medida, tiene una explicación: la consulta suele hacerse en forma tardía. Así, en siete de cada 10 pacientes el tumor se detecta cuando la enfermedad ya está avanzada.

Ante esta situación, que se hizo pública en el marco del Programa Argentino de Consensos de Enfermedades Oncológicas, conocer la enfermedad y los métodos de detección es la clave para pensar en una cura. Porque si el diagnóstico se realiza a tiempo, existe más de un 90 % de chances de tratar con éxito esta patología.

docsalud.com
11-9-2011

Del pólipo al tumor

El colon y el recto comprenden la última porción del tubo digestivo. Allí, la mayoría de las veces los tumores se desarrollan a partir de un pólipo. Solamente un pequeño porcentaje de estas lesiones se vuelven malignas y, en general, esto involucra un proceso lento, que puede durar más de 10 años. Si los pólipos se detectan y se extirpan en forma temprana, el riesgo de desarrollar cáncer se reduce en forma muy significativa.

Combatir la vergüenza

Los signos más frecuentes de cáncer de colon incluyen cambios en el ritmo de evacuación intestinal y la presencia de sangre en las heces. Otros síntomas pueden ser: diarrea, estreñimiento o sensación de que el intestino no se vacía completamente, heces más delgadas de lo normal, dolor frecuente ocasionado por gases o hinchazón, pérdida de peso sin razón aparente y cansancio extremo.

La naturaleza de estas manifestaciones suele generar sensaciones de vergüenza que inhiben la consulta con un médico, y que deben vencerse como primer paso en la lucha contra esta enfermedad.

Existen grupos de personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar estos tumores. Por ejemplo, los mayores de 50 años, los individuos con pólipos intestinales y aquellos con antecedentes familiares de este mal, sobre todo si el pariente lo padeció de joven. Además, una persona que haya tenido cáncer colorrectal en el pasado puede presentarlo una segunda vez y las mujeres con antecedentes de cáncer de mama tienen más probabilidades de padecer estos tumores. Ciertas enfermedades inflamatorias, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, y otras hereditarias, como la poliposis adenomatosa familiar, son también condiciones que predisponen, al igual que algunos hábitos poco saludables, como las dietas ricas en grasas (especialmente carnes rojas) y pobres en fibras, frutas y verduras, el consumo de tabaco y alcohol, y el sedentarismo.

Recomendaciones para la prevención y detección precoz del cáncer de colon

El Programa Argentino de Consensos de Enfermedades Oncológicas recomienda que todas las personas entre 50 y 75 años, aunque no presenten síntomas ni factores de riesgo, se realicen un análisis anual de material fecal para detectar la presencia de sangre o un estudio que permita visualizar el recto y el colon, como una rectosigmoidoscopía flexible, una colonoscopía virtual o radiografía de colon por enema con doble contraste (que deben repetirse cada 5 años), o una colonoscopía cada 10 años. Si se observa sangre en las heces, entonces se recomienda un estudio completo de colon a través de las técnicas de imágenes.

Las personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos malignos deben realizarse un estudio completo de colon a partir de los 40 o 50 años, dependiendo del tipo de lesión que tuvo el familiar, de su edad y de la cercanía de la relación de parentesco. Las recomendaciones para personas con otro tipo de factores de riesgo son específicas para cada caso. Por eso, la consulta temprana es el punto de partida para decidir el mejor camino hacia la prevención de esta enfermedad. El tipo de estudio, el momento para iniciarlo y la frecuencia con que debe repetirse dependen de los antecedentes personales de cada individuo, de sus posibilidades y preferencias, y del criterio de su médico.

http://www.docsalud.com/articulo/2639/c%C3%A1ncer-de-colon-la-consulta-temprana-puede-salvar-vidas