El retiro golpea a su puerta: cómo saber si llegó la hora de jubilarse

En 2011, la primera ola de baby-boomers cumple 65 años. En algún tiempo fue la edad a la que la gente comenzaba a lucir mal en la oficina. Pero las normas sociales están cambiando. Expertos revelan cómo darse cuenta que es el momento de elegir la fecha. Y recomiendan plantearse tres preguntas

iprofesional.com

15 de agosto de 2011

La primera ola de baby-boomers cumple 65 años este 2011. En algún tiempo fue la edad a la que la gente comenzaba a lucir mal en la oficina.

Sin embargo, señala un artículo publicado por Fortune, las normas sociales están cambiando.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales, en Estados Unidos la tasa de participación de la fuerza de trabajo entre gente de 65 a 74 años de edad aumentó de 16, 1% en 1988 a 25,1% en 2008.

La creciente participación entre trabajadores de mayor edad se debe, al menos en parte, a la necesidad financiera, aunque el incremento comenzó durante los buenos tiempos, en lugar de simplemente aumentar durante la recesión actual, destaca Fortune.

Al pensar en un posible retiro, los expertos consultados por Fortune dicen que la principal variante es cómo se siente la persona en su trabajo actual.

“Muchas veces puede ser algo negativo”, dice a Fortune Betsy Werley, directora ejecutiva de Transitions Network, una organización para mujeres mayores de 50 años de edad que exploran lo que sigue en su vida profesional y personal.

“Te despiertas en la mañana y no puedes soportar la idea de ir a trabajar”, añade.

Entonces, definitivamente es el momento de elegir la fecha. Pero si la persona no odia su trabajo, existen tres preguntas más que los expertos recomiendan plantearse antes de firmar una carta de renuncia:

1. ¿Tengo una vida fuera de mi trabajo? “Tu vida laboral es una gran parte de tu ecología social”, señala Mark Miller, director del sitio web Retirement Revised.

“Aunque no necesariamente te agraden todos tus colegas, los humanos somos criaturas sociales y necesitamos gente con quien hablar de forma regular. Si no tienes una red social fuera de tu trabajo, necesitas crear una antes de renunciar, de lo contrario terminarás extrañando mucho tu escritorio”, destaca Fortune.

2. ¿Cómo afectará a mi familia? ¿Tu pareja está lista para retirarse, o ya está retirada? “Quizás tu pareja no tiene ninguna intención de retirarse, lo que puede causar tensión si tú supones que pasarás tu tiempo con esa persona. Quizás preferirías trabajar mientras cenas con un cliente a comer en un restaurante romántico en el Caribe… tú solo”, advierte Fortune.

Y añade: “Claro, si tus hijos y nietos necesitan tiempo y atención, eso también puede afectar la decisión; muy pocos empleos te permiten tomarte ocho semanas para cuidar a tus nietos mientras tu hijo adulto se está divorciando.”

Y finalmente…

3. ¿Qué más te ves haciendo? “Si tienes una gran lista de cosas que te mueres de ganas por hacer, estás en buenas condiciones”, señala Sydney Lagier, quien se retiró de una compañía de capital de riesgo a sus 40 años, y ahora escribe en un blog llamado Retired Syd.

“Si sólo vas a ver televisión, no te va a gustar”, completa.

Tal como publica Fortune, “la gente obtiene una gran porción de su identidad gracias al trabajo, y en su ausencia, necesitas redefinirte a ti mismo. ¿Cómo te presentas en una fiesta? Si no tienes una respuesta a esta pregunta en este momento, dedícale tiempo a ingeniar una.”

Howard Stone, coautor de Too Young To Retire y asesor de retiro, recomienda escribir una carta a si mismo, o a un amigo o mentor, mirando hacia cinco años en el futuro. En este escenario posterior, la persona ya creó su vida ideal. “Escríbelo como si ya hubiera ocurrido”, dice Stone.

¿Qué se puede hacer con el tiempo extra? Mucha gente tiene planes de viajar o hacer trabajo voluntario con causas de su interés, pero hoy en día, una cantidad sorprendente también tiene la visión de conseguir un trabajo que pague, ya sea parcial en un nuevo campo sobre el que siempre fantaseó, como producción de vino o trabajar en una librería independiente, o hacer consultorías ocasionales en su campo previo, así como comenzar el propio negocio.

Sea como sea, hay que intentar ser tan específico como sea posible. Así se podrá “comenzar a trabajar en lo que se necesita hacer para obtener la vida ideal dentro de cinco años”, manifiesta Stone. Mientras más atractiva sea la imagen, mayor será el impulso.

Y concluye: “El momento ideal para retirarte es cuando los negocios incompletos en tu vida comiencen a sentirse más importantes que el trabajo que estás haciendo.”

http://management.iprofesional.com/notas/120905-El-retiro-golpea-a-su-puerta-cmo-saber-si-lleg-la-hora-de-jubilarse