Argüello llamó a sancionar una nueva convención de Derechos Humanos que proteja a los mayores

El embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, aseguró hoy que la violencia contra los adultos mayores “representa una de las más graves violaciones a los derechos humanos”, al participar de las “Jornadas sobre los derechos de las personas mayores”, en la Facultad de Derecho de la UBA.

Sala de Prensa
12-ago-2011

El funcionario se refirió a las negociaciones del Grupo de Trabajo sobre Envejecimiento de las Naciones Unidas y afirmó que “la postura de la Argentina es clara: promovemos la sanción de una nueva Convención de Derechos Humanos”.

En ese sentido, indicó que “la evolución de los grandes instrumentos legales internacionales de protección y promoción de los derechos humanos parece haber seguido el camino inverso al orden de vulnerabilidad que imaginamos siempre para naufragios o catástrofes: primero fueron los hombres, luego las mujeres y, por último, los niños. Ha llegado la hora de pensar, también, en los adultos mayores”.

Argüello convocó a “dar pasos firmes y decididos para devolver a todos los adultos mayores sin excepción el lugar que por derecho les corresponde, en el centro de nuestra vida social y comunitaria”.

Asimismo, el embajador argentino afirmó que “la discriminación por razones de edad, la negligencia, el abuso y la violencia contra los adultos mayores representan en la actualidad algunas de las más graves violaciones a los Derechos Humanos y, como hace notar la ONU, la situación se ve agravada por el fenómeno adicional de `invisibilidad´ de la población con más de 60 años, personas que van quedando fuera de la dinámica económica y social, especialmente cuando viven en instituciones geriátricas”.

Además expresó que “en tiempos de crisis humanitarias, las personas mayores están entre quienes son golpeados con mayor dureza, entre los más vulnerables, entre los más desprotegidos”.

Argüello preside el Grupo de Trabajo, creado por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 2010, y cuya función es examinar el marco internacional vigente en materia de derechos humanos de las personas de edad y determinar sus posibles deficiencias y la mejor forma de subsanarlas, incluso mediante el estudio de la viabilidad de nuevos instrumentos.

Durante el siglo XX, la tasa de adultos mayores se ha incrementado y se espera que la tendencia se mantenga durante el siglo XXI. En 2010, el 10% de la población tenía 60 años o más. Para 2025, la tasa proyectada es de 15,1% y para 2050, de 25,5 por ciento.

Participaron de la jornada la subsecretaria de Promoción de Derechos Humanos de la Nación, Marita Perceval; el director ejecutivo del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), Luciano Di Cesare y el vicedecano de la Facultad de Derecho de la UBA, Alberto Bueres, entre otros.

En el cierre de la actividad se entregó un premio a la trayectoria a reconocidas personalidades argentinas como el actor Luis Decibe; la cantante de tango Nelly Vázquez; el decano de la Facultad de Medicina de la UBA, Alfredo Buzzi; el ingeniero del INTI, Rafael Kohanoff y el ex jugador de fútbol Rodolfo Micheli.

Los ejes temáticos de la Conferencia fueron: el derecho de las personas mayores en el contexto de los Derechos Humanos; la efectiva consagración de los derechos de las personas mayores; la perspectiva judicial; las políticas socio-sanitarias y las normas de protección e integración sobre las personas mayores.

http://www.prensa.argentina.ar/2011/08/12/22613-argello-llamo-a-sancionar-una-nueva-convencion-de-derechos-humanos-que-proteja-a-los-mayores.php