Las consolas de videojuegos se suman a la rehabilitación motriz de adultos mayores

El uso de consolas de video que necesitan del movimiento humano para desarrollar un juego virtual comenzó a emplearse en Argentina para mejorar la coordinación visual y motriz en la rehabilitación de los adultos mayores.

La experiencia adoptada de los hospitales estadounidenses Herrin y de Rehabilitación de Glenrose se empezó a aplicar en el Centro para Adultos Mayores y Rehabilitación Hirsch de Argentina, donde se incorporaron consolas de video Wiihab para los pacientes de la tercera edad.

Telam
26-6-2011

Moisés Schapira, director de ese centro de salud, explicó que “incorporamos la tecnología de juegos a la rehabilitación porque resulta ser una estrategia nueva, segura y realizable, que permite mejorar la función motora y visual en los pacientes”.

Schapira añadió que “los movimientos físicos precisos y continuos que son necesarios para poder llevar adelante un juego virtual, permiten avanzar en la rehabilitación de los problemas motrices y cognitivos de las personas mayores”.

Las terapias aplicadas en Estados Unidos con pacientes de la tercera edad en la que se usaron videojuegos virtuales, en los que había que moverse para activar algún comando, fueron eficaces no sólo para mejorar la energía motriz, sino también el control de los movimientos.

Los videojuegos virtuales también ayudaron a los adultos mayores de 65 años a combatir la vida sedentaria, que es uno de los riesgos de salud más altos para muchas enfermedades crónicas como la hipertensión, patologías cardíacas, accidente cerebrovascular, la diabetes, el cáncer y la artritis, entre otros.

Los sensores de movimiento de la consola de cada juego permiten que el paciente realice programas de ejercicio, que simulan ser acciones reales.

Pero también por medio del entrenamiento se ejercita la mente porque hay que desarrollar el ingenio para poder cumplir con los objetivos de una actividad virtual.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en la Guía Regional para la Promoción de la Actividad Física recomienda la realización de actividades que recreen la mente y ejerciten el cuerpo, sobre todo en la población adulta mayor.

Schapira coincidió en que “existe evidencia de que aumentar la actividad física después de los 60 años tiene un impacto positivo notable”.

En ese sentido, destacó que “cualquier herramienta es válida para que eso ocurra y lograr de esa manera que las personas mayores tengan un estilo de vida más saludable”.

Un juego virtual con movimiento físico puede incluir ejercicios de resistencia que mejoran el sistema circulatorio, de desarrollo mental y de fortalecimiento de la musculatura que benefician el funcionamiento del metabolismo y conservan el peso corporal.

Otra de las funciones de esos juegos son beneficiosas para el mejoramiento del equilibrio porque requieren de pequeños movimientos como el levantar una pierna y mantenerse un tiempo corto en esa posición, que ayudan a manejar mejor el cuerpo.

Esa postura, según los especialistas en tratamientos para la tercera edad, ayuda a evitar las caídas que suelen ser causantes de discapacidad en la población adulta mayor.