Analizan nuevas reglas para geriátricos en Córdoba

La iniciativa establece que Salud municipal controlará la actividad. También obliga a renovar las habilitaciones cada cinco años.

La Voz
17/06/2011

El Concejo Deliberante de Córdoba debate una iniciativa presentada por la concejala kirchnerista Graciela Nicolás, por la que se modifica la actual ordenanza que regula la actividad de geriátricos, y establece nuevas normas

Entre las cuestiones más importantes, se impulsa la división de las residencias entre las destinadas a adultos mayores (RAM) y las de gerentes con problemas psiquiátricos (Ramp). La Secretaría de Salud municipal tendrá el poder de policía y los geriátricos deberán renovar sus habilitaciones cada cinco años.
La autora del proyecto fue directora del asilo municipal Padre Lamónaca, interventora del hogar de ancianos de Despeñaderos, y coordinadora del área de geriatría de Apross, entre otros cargos.
Las dos entidades más importantes de Córdoba celebran que se actualice la ordenanza, pero ponen algunos reparos.
“Hace 20 años, los ancianos permanecían más tiempo en su hogar, vivían menos, y los que llegaban a los geriátricos llegaban bastante bien. Ahora se vive más años pero no siempre con la misma calidad de vida, hay problemas de vivienda, problemas de familias que son mononucleares o unipersonales que no se pueden hacer cargo, y la inseguridad social.
Todos esos cambios produjeron que la ordenanza quedara desactualizada. Esto es un problema público y se trata de resolver a través del sector privado”, dice Carolina Villarreal, de la Asociación Gerontológica Argentina.
Susana Puertas, de la Agrupación de Geriátricos Privados de Córdoba, agrega: “Al margen de la desactualización, la ordenanza vigente tiene errores de tipeo que fueron reconocidos posteriormente, como por ejemplo que piden un baño cada tres personas, cuando las leyes provinciales y nacionales piden uno cada seis. Y pusieron una mucama cada cinco residentes, y quisieron poner una cada 15. Los geriátricos que se fueron habilitando se hicieron sobre la base de la reglamentación 559 de Pami”.
“Hasta octubre del año pasado, el municipio habilitaba sin pedir el baño cada tres ni la cantidad que después intentó imponer”, afirma Puertas.
Pero después del incendio ocurrido en septiembre pasado en una residencia ubicada en el Cerro de las Rosas y en el que murieron seis ancianos, la Municipalidad de Córdoba salió a controlar con la ordenanza, sin tener en cuenta esos errores.
Reparos. Los reparos que ponen las entidades se enfocan hacia una armonización de la resolución 559 de Pami con la ley provincial 8.677. En ese sentido, piden que se cambie la palabra “paciente” por la de “residente”. También advierten que la iniciativa pone como requisito para la habilitación el certificado de inscripción en la Superintendencia de Servicios de Salud, cuando para obtener esa inscripción se necesita primero la habilitación municipal.
Las entidades además piden modificaciones respecto a las composiciones de los equipos de especialistas que deben tener los equipos de salud.
Por ejemplo, en el caso de las Ramp piden que se cambie la obligatoriedad de contar con un psiquiatra con orientación en psicogeriatría, por el de “preferentemente”.
Sobre las cuestiones de seguridad, advierten que podría ser pernicioso que una repartición de la Municipalidad pase por encima o contradiga lo que impone la Dirección de Bomberos para habilitar.
“Al anciano hay que darle un enfoque biopsicosocial, no se lo puede ver sólo desde la parte médica o de la parte social. Hay que darle toda la cobertura. En esta ordenanza se lo está viendo así, se tiende a que el servicio de geriatría sea más profesionalizado, ¿pero quién lo va a pagar?”, se pregunta Villarreal.
La autora de la iniciativa se mostró permeable a los cambios, siempre y cuando sean de forma y no de fondo.
“Pero no se puede ceder en cosas como la seguridad edilicia para garantizar el bienestar de los residentes”, afirma Nicolás.
Cómo será
División. La nueva norma diferencia entre las residencias destinadas a adultos mayores y las que reciben a adultos mayores psiquiátricos. Si una residencia tuviese las dos modalidades, cada una tendría espacios definidos para su funcionamiento dentro del establecimiento y también estarían debidamente separados. Cada área tendrá pabellones, comedores, espacios comunes y de esparcimiento propios.
Habilitación. La solicitud de Inscripción y Habilitación de los Establecimientos Geriátricos Privados se realizará en la Secretaría de Salud municipal. Dicha habilitación será definitiva por el lapso de cinco años.
Psiquiátrica. El equipo interdisciplinario de las residencias para ancianos psiquiátricos deberá tener un médico con orientación en psicogeriatría.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/analizan-nuevas-reglas-para-geriatricos