Las promesas de pensiones son obligaciones pesadas y crecientes

Continuamos viendo el desarrollo de dos impactos demográficos importantes, la baja natalidad y la longevidad, elementos que son los motores del envejecimiento de las poblaciones en los países ricos y que tendrán el resultado de que cada vez más retirados estarán esperando recibir sus pensiones. El problema es cómo y quién pagará, en sistemas de pensiones donde los gastos de pensiones del año se pagan con los ingresos generados cada año y con poco o nada invertido en pensiones privadas.

Onésimo Alvarez-Moro
28 de abril de 2011 |
El Blog Salmón

Con esta longevidad, cada vez más retirados esperarán que sus pensiones las paguen cada vez menos trabajadores, proporcionalmente. Como ya he dicho en estas páginas:

Ahora que estamos con cuentas públicas muy en números rojos, se está hablando de la edad de jubilación. Algunos hemos estado hablando de este tema mucho antes de que estallara la crisis. Cuando hay boom es más fácil introducir cambios aunque es mucho más difícil conseguir que te escuchen mientras la fiesta continúa. Algunos hemos hablado de la edad del retiro pero también del fomento de alternativas de ahorros y de inversiones para cuidar el futuro, temas todavía pendientes.

Como vemos, el tiempo que disfrutaremos de retiro se está alargando y esto impactará directamente en el incremento de las obligaciones futuras para las pensiones. Si añadimos el deseo de que el valor de las pensiones suba con el tiempo, podemos ampliar el nivel de obligaciones de pago de pensiones por parte de los gobiernos.

Viendo estos incrementados reclamos sobre los presupuestos de los Estados, el Fondo Monetario Internacional (FMI) por fin está evaluando formas de incorporar estas obligaciones futuras en las cuentas públicas y está evaluando las necesarias políticas económicas para empezar a hacer frente a estas obligaciones futuras.

Ya era hora de tomar estos temas en cuenta, ya que ignorarlas no las hace menos obligaciones.

http://www.elblogsalmon.com/entorno/las-promesas-de-pensiones-son-obligaciones-pesadas-y-crecientes