La memoria necesita gimnasia

Esta redactora puede recordar nueve números telefónicos, pero los nombres de las personas se vuelven, casi al instante, un misterio. Hasta para hacer un omelette le hace falta releer la receta. Pero todavía hay gente que le dedica una increíble cantidad de tiempo y energía a memorizar todo tipo de datos.

Por Juana Libedinsky
La Nación
Domingo 24 de abril de 2011

El periodista Joshua Foer es uno de ellos. Fue a cubrir el concurso nacional norteamericano de memorización, donde le dijeron que era cuestión de técnica y práctica. Decidió entrenarse con los gurúes de la disciplina y, para su sorpresa, al año siguiente, se presentó como concursante y lo ganó.

Su experiencia es narrada en el libro Moonwalking with Einstein que es, en realidad, una reflexión sobre si al perder nuestra capacidad de memorizar no estaremos perdiendo algo que nos hace inherentemente humanos.

Por otro lado, muchas de las técnicas que hoy se usan para recordar datos -por ejemplo, asociarlos a determinadas imágenes- son antiquísimas. Para recordar el queso cottage en una lista de compras a Foer le dicen que imagine a Claudia Schiffer bañándose en queso cottage . Pero el escritor Pedro de Ravenna ya recomendaba asociar lo que se desea recordar rápido a las vírgenes más bellas conocidas… en el siglo XV. La conclusión de Foer es que el ejercitar la memoria no está reñido con dejar espacio para la creatividad, ya que a partir de datos retenidos muchas veces se elaboran las cosas nuevas.

http://www.lanacion.com.ar/1367934-la-memoria-necesita-gimnasia