Guías locales para la hipertensión

Es la primera vez que una sociedad científica que agrupa sólo a especialistas en hipertensión elabora un conjunto de recomendaciones autóctonas para diagnosticar y tratar una enfermedad que padece el 30% de los argentinos.

Estas primeras guías locales se darán a conocer el mes que viene en Mar del Plata, en el 18° Congreso Argentino de la especialidad. Es la primera vez que la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) tomará posición sobre cuestiones, como cuáles son los valores a partir de los que debe considerarse que una persona tiene hipertensión; cuál es el mejor dispositivo para medirse la presión en casa; qué tratamientos no farmacológicos y farmacológicos son los más efectivos para prevenir o controlar la presión, y hasta cómo manejar la hipertensión en los chicos, las embarazadas y las personas con artritis, lupus, cáncer u otras enfermedades.

La Nación
Martes 15 de marzo de 2011

Según pudo conocer LA NACION, la redacción de las guías demoró dos años, en los que 55 expertos de la SAHA leyeron los resultados de las investigaciones argentinas y extranjeras más serias publicadas en los últimos años y seleccionaron poco más de 600 artículos que se citarán en el documento final de 80 páginas. “Tienden a ser bastante más prácticas que las europeas o las estadounidenses, que, según mi parecer, poseen una gran cantidad de datos y se alejan un poco de las recomendaciones para el manejo de la hipertensión”, indicó el doctor Roberto Ingaramo, coordinador nacional de las Guías para el Diagnóstico, Estudio, Tratamiento y Seguimiento de la Hipertensión Arterial.

“Buscan trasladar la teoría a la práctica diaria, tratando de tener en cuenta la mayor cantidad de situaciones que enfrentará el médico en la consulta diaria -opinó la doctora Carol Kotliar, jefa del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral-. Sin embargo, hay que recordar que cada paciente con presión elevada es diferente y único. Las guías son una herramienta valiosa que suma al criterio del médico. Pretender que todos los pacientes son iguales sería como creer que un talle único sirve para toda la población.”

Entre las recomendaciones se mantiene el cambio del estilo de vida tanto en los hipertensos, que las guías define como aquellos con valores de presión en el consultorio a partir de 140/90, como en la población sana.

Eso incluye cuidar el peso (si un paciente hipertenso con sobrepeso adelgaza 5,1 kilos, por ejemplo, reducirá el valor máximo y mínimo de su presión 4,4 y 3,6 mmHg, respectivamente); no consumir más de 5,8 g de sal por día (esto reduce la presión entre 4 y 6 mmHg); evitar los alimentos procesados, como las conservas, que contienen hasta el 75% del sodio consumido; hacer ejercicio aeróbico (caminata, trote o natación) 45 minutos entre tres y cuatro veces por semana; dejar de fumar, y limitar el consumo de alcohol (dos copas de vino o dos latas de cerveza los hombres y una las mujeres).

Y, ¿cuál es el mejor dispositivo para tomar la presión en casa? Según las guías, los electrónicos automáticos. El cardiólogo podrá controlar si está bien calibrado.

Fabiola Czubaj
http://www.lanacion.com.ar/1357528-guias-locales-para-la-hipertension