Jornadas de trabajo sobre derechos del adulto mayor

Las comisiones de Desarrollo Social, Salud Pública y de Cultura y Educación, de la Cámara de Diputados de Mendoza, organizaron una jornada de trabajo sobre Derechos del Adulto Mayor, en la que se analizaron distintos temas vinculados con la problemática de los adultos mayores y la regulación de geriátricos.

Entre los datos aportados durante el encuentro, se indicó que el 10 por ciento de los habitantes de Mendoza tiene entre 60 y 65 años, lo que hace necesario que el Estado intervenga en la equiparación de las desigualdades existentes en esa población.

Según destacó Viviana Lasagni, del Departamento de Protección de Derechos de la tercera edad, de la Dirección de Adultos Mayores, las desigualdades sociales que existen entre quienes forman parte de esa etapa de “envejecimiento”, hace indispensable la generación de políticas que tiendan a establecer un criterio de “igualdad” en sus condiciones de vida.

La diputada Nidia Martini (PJ), titular de la comisión de Desarrollo Social, dijo en ese sentido que así como desde el gobierno nacional se pensó también en una forma de equilibrar esas diferencias a través del acceso universal a una jubilación, aunque no existan registros de aportes laborales, también debemos pensar de qué forma podemos establecer políticas abarcativas que permitan generar igualdad de condiciones para nuestros adultos mayores, fundamentalmente para aquellos que son institucionalizados.
Al respecto, durante la jornada, Martini explicó los alcances de un proyecto de ley que se está trabajando en el seno de la comisión legislativa, que incorpora las distintas propuestas presentadas por legisladores que se encontraban en estudio en la comisión.
Es una “modalidad de discusión de temáticas”, dijo la diputada, en la que “se han incorporado los distintos aportes hechos por los legisladores que han venido trabajando en el tema, respetando el origen del proyecto”.
Tal es así, que el proyecto presentado durante la jornada lleva como autor, el nombre de Osvaldo Ruggeri, un diputado con mandato cumplido.
“Se tomó de todas las iniciativas, lo que tenían en común y las innovaciones que proponían, y de allí surgió un nuevo proyecto”, expresó Martini.
El objetivo es regular el funcionamiento, control y fiscalización de los establecimientos geriátricos públicos y privados, con o sin fines de lucro que estén ubicados en la provincia, definiéndolos como toda institución destinada a acciones de promoción, protección, recuperación y rehabilitación e la salud bio-psico-social de adultos, para el cuidado, alojamiento y recreación de los mismos, y a cualquier otra prestación de servicios asistenciales o promocionales que contribuyan .a mejorar la calidad de vida de la población de la tercera edad.
La autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud, quien podrá, entre otros aspectos, confeccionar y mantener actualizado el Registro que se propone crear, evaluar la calidad de las prestaciones que brindan los establecimientos, los aspectos referidos a la conducción técnica administrativa y a su responsabilidad legal, los procedimientos que se utilizan para la admisión, permanencia o derivación de los residentes, y la dotación de personal y la existencia de equipos profesionales suficientes, idóneos y capacitados.
Asimismo, podrá evaluar la calidad de los medicamentos y su uso adecuado, los aspectos clínicos, psicológicos, sociales, de enfermería y nutricionales, las actividades de rehabilitación, y elaborar estadísticas de prestaciones brindadas.
Sin embargo, el proyecto también prevé que la autoridad de aplicación promuevan la permanencia de los ancianos en su núcleo familiar, y habilitar un Registro de Incidentes y anomalías sobre denuncias efectuadas a los establecimientos geriátricos de la provincia.
También será la encargada del contralor, vigilancia y fiscalización de los geriátricos, los que deberán ser inspeccionados, como mínimo dos veces al año.
En cuanto a los establecimientos, se establece que el titular médico a cargo del establecimiento geriátrico será un profesional con especialidad en Geriatría o Gerontología o clínica General, el que será responsable por él y por los terceros bajo su dependencia, por los hechos que pudieran derivar de la desatención, negligencia o responsabilidad en el trato para con los internos.
Cada establecimiento contará con un Área Médica integrada por un equipo básico de planta y un equipo interdisciplinario de apoyo, y se dispone que es obligatorio que todo el personal que se desempeñe dentro de los geriátricos, esté capacitado a través de carreras o cursos que brindan instituciones especializadas.
En la misma línea se dispone que ninguna persona podrá ser empleada en estas instituciones si no cuenta con la certificación correspondiente otorgada por el Ministerio de Salud.

Ingreso y denuncias

El responsable del geriátrico está obligado a permitir el ingreso sin perjuicio del horario habitual de visitas, a las personas a cargo de los adultos mayores allí alojados en cualquier momento del día, sin que se altere el descanso, la tranquilidad y las condiciones psicofísicas y de seguridad de las personas mayores alojadas.
Asimismo, se establece que el personal que se a testigo o tuviere sospechas fundadas sobre malos tratos o falta de atención a los usuarios estará obligado a denunciar tales conductas ante las autoridades correspondientes, bajo pena de ser considerados responsables solidarios por dichos hechos.

Residentes

Quienes residan en los geriátricos, deben suscribir un formulario de consentimiento informado, y tendrán derecho a acceder a la comunicación y a la información permanente, recibir los tratamientos médicos de profesionales de la salud, ser respetados en su intimidad, ser considerado como residente con domicilio propio, tener tutela de los entes públicos cuando sea necesario, no ser discriminado o maltratados, ser escuchado y considerado ante sus quejas o reclamos, y facilitar el mantenimiento de sus vínculos afectivos.
Además, gozan de la libertad de entrar y salir del establecimiento, respetando las normas de convivencia, salvo que exista un diagnóstico médico que indique lo contrario.

Registros

Cada establecimiento deberá llevar un registro de ingresos y egresos de residentes, y al ingreso, se deberá confeccionar la historia clínica de cada internado.
También, un libro foliado y rubricado que estará a disposición de los residentes, de sus familiares y representantes legales, a fin de hacer constar toda observación o queja referida a la prestación de los servicios que brinda el establecimiento.
A través de este proyecto, se crea un Registro Único de Establecimientos Geriátricos Públicos y Privados de la Provincia de Mendoza. Para inscribirse, es necesario cumplir con requisitos tales como realizar actividades relacionadas con un establecimiento geriátrico en forma exclusiva, poseer la infraestructura edilicia apta, contar con espacios verdes para recreación al aire libre, tener certificado de habilitación municipal, llevar un registro detallado sobre el funcionamiento, atención y actividades por desarrollar con los ancianos así como un registro del personal profesional, con sus títulos y funciones, poseer un seguro de responsabilidad civil y cumplimentar todo lo referido a la ley de residuos patológicos.

Clasificación

La diputada Martini, señaló que una de las novedades que incorpora este proyecto, es la clasificación de los geriátricos en:
– Residencias de Adultos Mayores: que son aquellos destinados al alojamiento, alimentación y actividades de recreación, que brinda control médico periódico y está destinado a personas con autonomía psicofísica acorde con su edad.
– Hogar de Día: aquellos con idénticas características que la residencia de ancianos, pero sin alojamiento, con alimentación optativa y funcionamiento entre las 8 y las 22.
– Geriátrico para Enfermos Crónicos y Discapacitados Físicos: los destinados a la interacción de personas con enfermedades físicas crónicas, discapacidades congénitas, patologías invalidantes o secuelas permanentes de otras enfermedades u accidentes o deterioro con discapacidades mentales que no requieran de atención psiquiátrica permanente.
– Gerontopsiquiátrico: los dedicados al alojamiento, alimentación y actividades recreativas, que brindan control médico y psiquiátrico periódico.

A su vez, propone una subclasificación, de acuerdo con el número de plazas con las que cuente:
– Minihogares: con capacidad de 5 a 10 plazas
– Pequeños Hogares: con capacidad entre 11 y 40 plazas
– Medianos Hogares: con capacidad entre 41 y 100 plazas
– Grandes Hogares: con capacidad superior a cien plazas.

Por otra parte, se proponen una serie de sanciones y denuncias para los infractores, y medidas transitorias.
La jornada, realizada a instancias de un proyecto del diputado Carlos Bianchinelli (PJ), contó con la presencia del director de Salud Mental de la provincia, Alberto Navarro, quien hizo referencia a la concepción desde la salud mental de la tercera edad, y Liliana Lasagni, del Departamento de Protección de Derechos de la tercera edad de la Dirección de Adultos Mayores, quien habló sobre las tendencias mundiales sobre el envejecimiento.
También participaron el director de Adultos Mayores, Juan Carlos Scipioni, quien disertó sobre los derechos del adulto mayor, y el director de Recursos Físicos del Ministerio de Salud, Ricardo Flores.
Desde la Legislatura, participaron los diputados Nidia Martini (PJ), Norma Moreno (PJ), Nélida Negri (PJ), Silvia Cardozo (PJ), Pablo Tornello (PJ) – titular de la comisión de Educación -, Mariano Ficarra (UCR), Rubén Lázaro (UCR), Mirta Castellano (ConFe), Florinda Seoane (ConFe) y Antonio Spezia (PD), además de asesores de todas las comisiones que participaron de la organización de la jornada.