Ellas viven más pero también sufren más achaques

Las mujeres en España son más longevas que los hombres, sin embargo, viven más años con peores condiciones de salud, según una investigación elaborada por el Instituto de la Mujer.

El fin del informe es analizar la situación actual de las mujeres, a partir de un concepto “amplio” de salud en el que se incluye el bienestar emocional, social y físico durante todo su ciclo vital, informa el Instituto sobre el trabajo ‘Mujer y salud en España’.

Así, muestra que si bien ellas viven más (tienen una esperanza de vida de 83,5 años), ellos cuentan con una esperanza de vida en buena salud superior -56,3 frente a 53,9 años-.

El Mundo
martes 15/02/201

La salud empeora antes

En este sentido, la mayor longevidad de las mujeres se acompaña de discapacidad y mala salud. Y el inicio de ese detrimento en la calidad de vida se produce a una edad más temprana.

En las mujeres, las enfermedades del sistema circulatorio suponen la primera causa de defunción (2,52 por cada mil mujeres), los tumores la segunda causa (1,59 por mil) y las enfermedades del aparato respiratorio, la tercera (0,69 por mil). Por otro lado, el cáncer es la primera causa en número de años potenciales de vida perdidos.

Como refleja el citado informe, el género también tiene “una influencia determinante” en la percepción del estado de salud, que es peor en la mujer que en el hombre. Esta actitud crece con la edad y a medida que desciende el estatus socioeconómico y el nivel de estudios terminados.

Problemas crónicos

En conjunto, el porcentaje de mujeres con algún problema crónico alcanza el 77,2% frente al 64,6% de los hombres. A partir de los 16 años, un 28,3% declara que esos problemas de salud le han limitado sus actividades habituales.

Según el estudio, es 1,8 veces más probable que la mujer presente algún problema crónico y 1,5 veces más que vea limitada su actividad a causa de ese problema.

A juicio del Instituto de la Mujer, la sobrecarga física y psicológica por su rol de cuidadoras de la población de cualquier edad, el impacto sobre la salud de la denominada “doble jornada”, la depresión y los accidentes en el hogar son problemas en progresión en las mujeres españolas.

El tabaco y el alcohol

En cuanto a los hábitos de vida, el estudio indica que el 23,9% de las mujeres fuma habitualmente, un 28% menos de forma relativa que la prevalencia observada en los hombres, aunque son precisamente éstos los que consiguen dejar de fumar más que ellas.

Sobre el alcohol, el 57,5% de las mujeres lo ha consumido en el último año y un 41,8% en las últimas dos semanas, prevalencias de un 26% y 39% menores que los hombres.

Así las cosas, los hombres tienen conductas menos saludables que las mujeres en el consumo de sustancias como el tabaco o el alcohol, aunque está cambiando en la población más joven: son ellas las que realizan menos actividad física y duermen menos horas.

El Instituto de la Mujer constata que 9 de cada diez mujeres de 16 y más años pasa alguna vez por una consulta médica a lo largo de un año y los medicamentos que más consumen son aquellos para aliviar el dolor.

El diferencial de consumo de la mujer con el hombre en las medicinas para el dolor significa casi el doble y es aún mayor en el caso de los tranquilizantes, relajantes y pastillas para dormir.

Los resultados de este trabajo se relacionan con los dados a conocer por el Ministerio de Sanidad hace casi un año. En éstos la población española presentaba una esperanza de vida por encima de la media de la Unión Europea (81,1 años). Sin embargo, la presencia de buena salud fue de 55,3 años, inferior a la media comunitaria, que se sitúa en los 62,6 años.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/02/15/mujer/1297781335.html