A los 99, Florentina sigue en la lucha y pide “una revolución educativa”

Ayer la visitaron Alfonsín y otros dirigentes radicales. Hoy la agasajarán con una cena.

Clarín
15/02/11

Cuando nació, en 1912, los colonos del campo recién comenzaban a tener derechos, con el Grito de Alcorta. Cuando se recibió de abogada, en 1945, recién comenzaban a discutir los suyos los trabajadores urbanos y las mujeres ni siquiera votaban. Cuando asumió como diputada, en 1983, nacía también la más extensa etapa de respeto a los derechos civiles en la Argentina.
Testigo privilegiado de la historia , la dirigente radical Florentina Gómez Miranda cumplió ayer 99 años .
Eterna defensora de los derechos de la mujer, pieza clave en la sanción de leyes que permitieron el divorcio vincular o la patria potestad compartida, Gómez Miranda recibió ayer las visitas agradecidas de Ricardo Alfonsín, Leopoldo Moreau, el ex intendente Facundo Suárez Lastra y el presidente del comité radical porteño, Carlos Mas Velez, entre otros dirigentes de su partido.
“Estos festejos me dan una gran satisfacción, porque muestran que algo de lo que hice quedó ”, contó Florentina a Clarín . Desde su banca en el Congreso, donde permaneció hasta 1991, promovió la creación de la Comisión de Familia, Mujer y Minoridad y presentó más de 150 proyectos.
La interna entre Alfonsín y el titular de la UCR, Ernesto Sanz, para ver quién será candidato presidencial por el partido la encontró a Florentina más cerca del segundo. Activa, le envió a Sanz una carta en la que afirmaba que estaría “como la primera que lo acompañará en la lucha y el triunfo de la revolución educativa”. Sin embargo, Alfonsín fue de muy buen talante hasta su casa . Más histriónico que de costumbre, besó a la agasajada en la frente, abrazó efusivamente a los empleados de un negocio cercano y aseguró que está cerca de ganar en primera vuelta. “Florentina es uno de los políticos de raza en los que debemos inspirarnos, una defensora de los derechos humanos y de género, ejemplo de lucha permanente”, resaltó.
La ex diputada anduvo toda la semana disfónica, pero se las arregló para hacer oír sus críticas a la política educativa : “Quiero que haya una verdadera revolución educativa, que el maestro pueda enseñar a pensar. Porque hoy no se piensa, sólo gritamos, cantamos, saltamos”, pudo decir bajo la lluvia de llamados, regalos, flores y cartas. Hoy le espera otro festejo en el restaurante Lalín, donde sabe reunir a alrededor de 200 personas todos los años.

http://www.clarin.com/politica/Florentina-sigue-lucha-revolucion-educativa_0_427757285.html