Siete “secretos” para lograr un retiro feliz

Dejar atrás el trabajo y la agenda laboral con la que se convivió durante tantos años no es, en general, una tarea fácil. Desde Towers Watson enumeran las características que comparten aquellos empleados que disfrutan de su vida pasiva. Y destacan la importancia de prever un período de transición

Por Cecilia Novoa
iprofesional.com

Si bien muchos empleados realizan una transición natural hacia su retiro y se adaptan fácilmente a un nuevo estilo de vida, no son pocos los que atraviesan serias dificultades a la hora de cerrar por última vez las puertas de la compañía para abrir otra etapa.

Es que dejar atrás el trabajo y la agenda laboral con la que se convivió durante tantos años, en general, no resulta una tarea fácil.

Y aunque quienes están en el umbral de la jubilación más de una vez concurrieron a la empresa de mal humor, quejosos, expresando fastidio e incluso con cierto cansancio y desmotivación, una sensación de salto al vacío, a la nada misma, se apodera de ellos cuando se aproxima el momento de dar un paso al costado.

Diego Deza, director de Pensiones de la consultora Towers Watson, resalta que durante la transición de la etapa activa al retiro no todo pasa por lo económico sino que, por el contrario, existen otros aspectos igual de importantes que se tienen que ir trabajando y preparando.

La transición, un momento clave
Los especialistas recomiendan que el traspaso se realice durante el período de un año. “Lo ideal es comenzar a trabajar con la persona, en los diferentes aspectos, 12 meses antes del momento de la jubilación”, aconseja Deza ante la consulta de iProfesional.com

De hecho, para alivianar esta situación, muchas multinacionales colaboran con sus empleados que se están retirando en los trámites -para nada sencillos- que implica el pase a la clase pasiva, poniendo a su disposición gestores o especialistas que puedan guiarlos y ayudarlos con los papeles.

Además, con este tipo de acciones, las empresas colaboran a evitar que las personas -con nulos conocimientos en el tema- se angustien, depriman o estresen ante la complejidad burocrática que implica reunir y presentar todos los requisitos ante los organismos públicos.

El experto de Towers Watson considera que “un año es un momento justo para que la persona se vaya preparando y que a su vez la compañía pueda ayudarlo no sólo en los trámites de la seguridad social sino también desde un punto de vista psicológico”.

“Para aquellos empleados que tuvieron una etapa laboral muy intensa -continúa Deza- el hecho de encontrarse de un día para el otro con mucho tiempo libre, sin responsabilidades y sin tareas para hacer, tiene un impacto muy fuerte, que termina repercutiendo en la salud”.

Los siete tips
Sin embargo, los cuadros de estrés, angustia o depresión se pueden evitar. Y desde la consultora enumeran siete características que comparten aquellos trabajadores que disfrutan de un retiro feliz.

Buena salud
Gozar de buena estado físico es el factor más importante que impacta en la felicidad de los retirados, asegura un informe global de Towers Watson.

De acuerdo con el análisis, los jubilados que sufren de una salud débil tienen un 50% menos de probabilidades de considerarse satisfechos y contentos.
Un compañero
El mismo estudio descubrió que las parejas casadas o que conviven tienen más posibilidades de sentirse plenas en su retiro.

Las noticias son aún mejores para los matrimonios que se jubilan al mismo tiempo ya que se consideran más felices que aquellos en los que uno de los dos todavía trabaja.

No obstante, Deza comenta que cuando alguien pasa de estar ocho o diez horas en su labor diaria a quedarse todo el día en su casa, se modifican mucho los hábitos, no sólo del retirado, sino también de todo el grupo familiar.

“Dado que este tipo de situaciones son fuentes seguras de conflictos, se tienen que ir preparando con tiempo para evitar que un cambio abrupto repercuta de manera negativa en el entorno familiar”, acota el experto.
Una red social
En la investigación, tener amigos resultó ser más importante para el paraíso del retiro que tener hijos.

Los jubilados que poseen una red social llevan una vida un 30% más feliz que aquellos que no cuentan con un grupo fortalecido de amistades.

En este sentido, afirma Deza, “existen multinacionales que fomentan la integración entre sus ex empleados, formando un grupo de retirados que se juntan con una determinada frecuencia. Incluso, muchas veces son las empresas las que facilitan esas reuniones. En algunos casos, los integrantes del grupo se ayudan entre ellos. Generan una red de contención que, en ciertas compañías, es muy importante”.
No ser adicto a la televisión
Una vez que el trabajador se retira, tiene mucho tiempo que ocupar. El informe de Towers Watson advierte que si quiere ser feliz durante esta nueva etapa, no debería llenar ese espacio con eternas horas de televisión.

“Los espectadores intensivos de TV demostraron menor satisfacción con sus vidas que los televidentes menos frecuentes”, diferencia la investigación.

Según el libro Retire Happy: What You Can Do Now to Guarantee a Great Retirement, apagar la pantalla chica no sólo hará más feliz al ex empleado sino también más sano. Y, en consecuencia, una buena salud lo hará feliz (constituyéndose así un círculo virtuoso).
Curiosidad intelectual
De acuerdo a la consultora, los adultos mayores de 70 que eligen hobbies cerebro-estimulantes tienen una probabilidad 2,5 menor de sufrir los efectos de la enfermedad de Alzheimer.

Para Deza, “hay que buscar actividades interesantes para la persona y que tengan un desafío intelectual, sino el tiempo se terminará llenando de temas intrascendentes como hacerse adicto a la televisión o pasarse horas en Internet mandando cadenas de e-mails”.
No ser adicto a los logros
Cuanto más definida la persona esté por su trabajo, más difícil será ajustar su vida sin él.

Los adictos a los logros tienen las mayores dificultades en la transición al retiro, advierte Robert Delamontagne en su libro The Retiring Mind: How to Make the Psychological Transition to Retirement.
Suficiente dinero
Para los jubilados, es importante contar con los ingresos necesarios para mantener el estilo de vida que llevaban antes de dejar su empleo.

Pero cuando la seguridad social no alcanza por sí sola, los planes de pensiones complementarios se vuelven necesarios.

Con este tipo de programas, que se anticipan al momento de retiro, se puede prever un patrimonio seguro que cubra todas las necesidades futuras.

“En todos los niveles salariales es importante mantener el nivel de vida, no sólo para los altos ejecutivos. Sin embargo, es cierto que a partir de determinado nivel este tema cobra mayor relevancia”, señala el experto de la consultora.

En Towers Watson estiman que que una persona de un nivel remunerativo intermedio en adelante puede mantener su estándar de vida con un 70% del ingreso que tenía en su etapa activa.

Para niveles salariales más bajos, la tasa de reemplazo quizá tenga que ser más alta porque el que gana $2.000 necesita seguir ganando lo mismo para poder vivir, mientras que en niveles más altos la tasa de reemplazo puede ser menor, incluso hasta el 50 por ciento.

http://management.iprofesional.com/notas/109092-Camino-a-la-jubilacin-revelan-siete-secretos-para-lograr-un-retiro-feliz