Consejos para prevenir un golpe de calor en mayores

Ante las altas temperaturas, que muchas veces persisten durante la noche y no permiten descansar bien y sentirse recuperado al día siguiente, varias son las recomendaciones realizadas por profesionales de la salud para evitar cuadros de golpes de calor y deshidratación en los adultos/as mayores y poder disfrutar del verano en familia y con pares.

Consultado por este diario, el director de la Escuela de Ciencias del Envejecimiento de la Universidad Maimónides, René Knopoff, brindó una serie de recomendaciones

Por Natalia Muñiz
Diario Popular
23.1.2011

* Alimentación saludable y liviana: Es preferible comer poca cantidad más veces al día, y tener las cuatro comidas -desayuno, almuerzo, merienda y cena- para facilitar una digestión saludable. Consumir frutas y verduras de estación. Y respecto a las carnes, puede ser de todo tipo, pero en pequeñas cantidades.
* Cuidar la hidratación: Cuando la temperatura supera los 28, 30 grados es conveniente cuidar la hidratación, esto quiere decir que aunque no se tenga sed tomar un vaso de agua cada hora. Cerca de un 40 por ciento de los adultos/as mayores de 65 años es hipertenso y toma diuréticos; por lo que en estos casos se corre más riesgo de eliminación de agua -por orina y transpiración- y es aconsejable tomar abundante líquido en el verano y consultar al médico si se puede bajar la dosis de la medicación.
* Estar en un lugares frescos: Si las elevadas temperaturas persisten se corre el riesgo de sufrir un golpe de calor, aunque uno/a no se exponga al sol; por eso es conveniente estar en lugares frescos y mojarse con frecuencia la cabeza y el cuerpo.
* Cuidado con la exposición al sol: Evitar la exposición a los rayos solares en las horas más peligrosas. Usar factor de protección elevado, gorro y ropa liviana.
* Ejercicio: Se aconseja a los adultos/as mayores caminar y/o hacer ejercicios físicos para mantener el tono muscular; pero en el verano es preferible realizarlos antes de las 10 y después de las 18.
* Escuchar al cuerpo: Estar alerta a las señales que nos da el cuerpo, como fatiga, cansancio, cefalea, y recordar la importancia de la hidratación, por eso es conveniente que el adulto/a mayor siempre tenga un vaso de agua a mano. Ante cualquier duda, consultar al médico.
* Usar ropa liviana y de colores claros.
* Si se va de vacaciones, no descuidar la toma de la medicación y las indicaciones médicas en la dieta.

Los síntomas

Por su parte, en el marco de un nuevo ciclo de la campaña Verano Activo que la obra social PAMI realiza en las principales localidades de la costa atlántica se brinda consejos a los afiliados/as para detectar y prevenir un golpe de calor.
“Es común que durante los meses de verano, cuando se registran altas temperaturas, se presenten cuadros de deshidratación, especialmente en personas mayores y en niños/as pequeños. Cuando la temperatura está por encima de los 32 grados y la humedad ambiente es elevada, puede producirse lo que se llama un golpe de calor”, se indica desde la obra social.
Asimismo se destaca: “Los afectados/as suelen ser personas adultas que viven en habitaciones escasamente ventiladas, con dificultades para movilizarse y usan ropas excesivamente abrigadas”.
Los síntomas son:
1.- Fiebre, pulso rápido, descenso de la tensión arterial, respiración rápida y superficial, dolor de cabeza, trastornos de conducta, tendencia al sueño.
2.- Deshidratación (falta de agua en el organismo) que se traduce en sequedad de la piel, con o sin sed, disminución de la cantidad de orina, postración, presión baja.
Si se experimentan síntomas de un golpe de calor, se recomienda comunicarse con el servicio de emergencias de PAMI llamando al 139. Y por cualquier consulta, al PAMI Escucha al 138 ó 0800-222-7264, que atiende todos los días durante las 24 horas.

http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=580594&fechaEdicion=2011-01-23